Ruta de Sección: Inicio > Extractos > El yo no es una ilusión

Textos Advaita - Steve Taylor

El yo no es una ilusión

El despertar espiritual no significa no-yo, sino un nuevo yo

por Steve Taylor Publicado originalmente en la revista psychology today, 14 abril 2017
Buda

En algunas enseñanzas espirituales contemporáneas, existe la creencia de que el yo es ilusorio. Estar iluminado, o "realizado" significa soltar la ilusión de ser alguien. Cuando esto sucede, nuestro sentido de identidad personal desaparece. Ya no hay un hacedor que realiza acciones; las acciones simplemente se realizan a través de nosotros. Ya no hay un "yo" que experimente las cosas; la experiencia simplemente fluye a través de nosotros. De acuerdo con estas enseñanzas, todos nuestros problemas provienen de nuestra sensación de ser alguien, así que cuando soltamos esta idea, entonces nuestros problemas también cesan.

Pero en mi opinión, estas enseñanzas se basan en un malentendido. Una metáfora utilizada a veces para describir el despertar espiritual es la de la ola y el océano. En nuestro estado normal no despierto, nos percibimos como olas individuales, separadas de todo el océano. Pero cuando despertamos, nos damos cuenta de nuestra unidad con el océano, de que somos el océano, de que hemos emergido de él y siempre somos parte de él. Sin embargo, esto no significa necesariamente que perdamos nuestra identidad de ola. Podemos tener una identidad de ola y al mismo tiempo ser parte del océano ― al mismo tiempo ser el océano. Todavía podemos funcionar como individuos, con cierto grado de autonomía e identidad, al mismo tiempo que somos uno con todo el universo.

Una manera de ver esto es ver el despertar espiritual no como una disolución del yo, sino como una expansión del yo. En nuestro estado de sueño, nuestra identidad está restringida, más o menos confinada a nuestra propia mente y cuerpo. Pero a medida que nos despertamos, nuestra identidad se abre, se expande hacia afuera. Incorpora y abarca realidades más amplias. Se expande en otras personas, otros seres vivos, el mundo natural, la tierra misma, hasta que finalmente abarca todo el cosmos. En términos conceptuales, esto se expresa como un movimiento más allá de una estrecha perspectiva egocéntrica (con un fuerte sentido de identidad grupal) hacia una perspectiva global y universal, con una preocupación por las cuestiones globales imperantes y un sentido de unidad con todos los seres humanos, independientemente de las diferencias superficiales de nacionalidad o raza.

El despertar y el "sistema-del-yo"

Tal vez una de las razones por las que el despertar se ve como un estado de no-yo es porque el "sistema-del-yo" ―nuestra mente, con las estructuras psicológicas que nos permiten funcionar en el mundo― que despierta, es tan discreto y tan bien integrado en el resto de nuestro ser que en realidad no nos damos cuenta de que está ahí, de la misma manera que si una persona está sentada en silencio en la esquina de una habitación oscura no podemos notar que la habitación está ocupada. El funcionamiento del sistema-del-yo puede ser tan sutil y silenciosamente eficiente que no podemos darnos cuenta de que realmente está teniendo lugar. Su estructura es tan suave y lábil que quizá no nos demos cuenta de que está presente.

Nuestro sistema-del-yo normal es como una ciudad con paredes gruesas a su alrededor; parece existir como una entidad en sí misma, separada del resto del paisaje. Pero en el estado despierto, nuestro sistema-del-yo es como un pequeño y discreto asentamiento ―una eco-aldea, tal vez― tan bien integrado que apenas se puede distinguir del paisaje en su conjunto. Ha surgido claramente del paisaje; está hecho de los mismos materiales que el paisaje y se funde en él sin ningún sentido de separación.

El punto importante, una vez más, es que tiene que haber algún tipo de sistema-del-yo dentro de nuestro ser. Tiene que haber algún tipo de centro organizativo o administrativo dentro del paisaje, aunque sólo desempeñe un papel mínimo y discreto. Y un sistema-del-yo implica un cierto grado de identidad, un sentido de ser alguien que habita en el paisaje de nuestro ser.

¿No-yo o un yo nuevo?

Se podría decir que el despertar no significa tanto un no-yo como un nuevo yo. El despertar significa la aparición de un nuevo sistema-del-yo. Es como si un viejo yo se hubiera disuelto y surgiera uno nuevo. No se siente como que no tengas una identidad, sino que tienes una identidad nueva. No se siente como que seas nadie sino que te conviertes en otro alguien. (En este sentido, cuando las tradiciones como el budismo hablan del "no-yo" o "no-ser", puede ser que se refieran estrictamente a "ningún yo separado").

Se podría pensar en esto en términos del concepto de ego. Algunos maestros espirituales describen el despertar en términos de no tener ego, pero esto puede no ser estrictamente cierto. El ego es simplemente la palabra del latín y del griego antiguo para "yo". Así que estrictamente hablando, las personas despiertas todavía tienen un ego, aunque completamente diferente. Volviendo a nuestra metáfora de la ciudad, nuestro ego normal es un poderoso emperador que vive en el centro de la ciudad, en un castillo gigante que sigue reforzándose y expandiéndose. Él cree que controla toda la ciudad e incluso todo el paisaje. Pero en el sistema-del-yo despierto, no hay emperador, sólo un simple administrador o ejecutor cuya autoridad es limitada y que funciona como una parte democrática y armónica de todo el sistema.

Con demasiada frecuencia, en los círculos espirituales, el concepto de no-yo se utiliza como una forma de baipás espiritual, como una forma de evitar problemas psicológicos. Si tú no existes como un yo, entonces todos los problemas asociados contigo (con el yo) ya no existen. Por ejemplo, podrías sufrir de ansiedad y de baja autoestima, o estar frustrado porque tu trabajo no se adapta a ti, o angustiado porque tu pareja es abusiva contigo. Pero si crees que el yo es una ilusión, puedes ignorar estos problemas, fingir que todos son sólo parte de una "historia" que no tiene ningún significado.

Es por eso que la idea del no-yo es tan atractiva para algunas personas, pero también por qué es tan confusa para otras. Muchas personas tienen un sentido intuitivo de que tienen problemas psicológicos que necesitan ser resueltos antes de que puedan experimentar cualquier desarrollo espiritual real y estable. Tienen la sensación de que necesitan someterse a alguna curación o integración como una forma de preparar el terreno para el despertar. Por lo tanto, cuando este yo, que ellos sienten que necesita alguna curación o desarrollo, se les dice que no existe, no les parece que sea verdad. Y de hecho, en tales casos, ver al yo como una ilusión irrelevante no es sólo inútil, sino también contraproducente. Realmente intensificará y extenderá el sufrimiento del yo separado, no acabará con él.

(Extracto de su libro: The Leap: The Psychology of Spiritual Awakening.)
Fuente: Psychology Today
ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter