Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Despertar al propósito de tu vida

Entrevistas Advaita - Eckhart Tolle (2006)

Despertar al propósito de tu vida

Por Kathy Juline (Science of Mind)
Eckhart Tolle

El primer bestseller de Eckhart Tolle, El Poder del Ahora, ha llamado la atención de los lectores con sus revelaciones iluminadoras. Estar en el momento presente, se dice en el libro, es la manera de eliminar el sufrimiento creado por la identificación con la mente. En su último libro, Una Nueva Tierra, Tolle continúa con su tema de la conciencia del momento presente, elaborándolo con su claridad y profundidad únicas, y también explora cómo una consciencia despierta nos alinea con nuestro propósito de vida. Nosotros tenemos tanto un propósito interno como externo, de acuerdo con Tolle. Nuestro propósito externo cambia con las circunstancias y necesariamente implica el tiempo, mientras que nuestro propósito interno sigue siendo siempre el mismo: Es estar absolutamente presentes en todo lo que hacemos y así dejar que nuestras acciones sean guiadas y apoderadas por la conciencia, la consciencia despierta, en lugar de que las controle la mente egoica. Cumplimos nuestro destino y realizamos nuestro propósito cuando nos despertamos a lo que somos: Presencia consciente.

Tolle ha tomado la esencia de la sabiduría espiritual de esos grandes maestros como Jesús y Buda, y ha presentado esta sabiduría en una expresión válida para nuestra época, al igual que Ernest Holmes lo hizo a través de su formulación de una Ciencia de la Mente y el Espíritu. Cuando Holmes dice del tratamiento mental espiritual que está "limpiando el pensamiento de la negación, de la duda y el miedo, y haciendo que se perciba la presencia eterna de Dios", está recogiendo de la misma sabiduría de las enseñanzas antiguas que Tolle ha hecho también en sus libros. Ahora, con Una Nueva Tierra, hace que esta clave para la iluminación —ser plenamente conscientee de este mismo momento— sea real y viva para nosotros con palabras actuales y para el mundo de hoy. El título del libro proviene del pasaje bíblico del Libro del Apocalipsis que promete un muevo cielo y una nueva tierra. Es una metáfora del estado de conciencia despierta del ser infinito (el cielo), que surge continuamente de una manera nueva en una nueva forma (la tierra). Puesto que su significado va más allá de la comprensión intelectual, las ideas de Tolle demandan contemplación. Son más una apertura del corazón que un estudio intelectual. "Las palabras son sólo punteros o indicadores", dice. "Lo que se comunica está más allá de las palabras, pero podemos usarlas para ir al menos en la dirección de lo que significan y eso es de gran ayuda."

SOM: En su visión de un nueva tierra, el propósito de la vida supone lo que usted llama la acción despierta. ¿Qué quieres decir con esto?

Tolle: La mayoría de la gente trata el momento presente como si fuera un obstáculo que deben superar. Puesto que el momento presente es la Vida misma, es una manera demente de vivir.

En la acción despierta hay un completo alineamiento interior con el momento presente y con lo que sea que estás haciendo ahora mismo. La acción no es principalmente un medio para un fin, sino una apertura para que la consciencia entre en este mundo. Alinearte con el Ahora es alinearte con el propósito universal, el propósito de la totalidad. ¿Cuál es el propósito de la totalidad? El nacimiento y florecimiento de la consciencia. La totalidad te guía entonces en todo lo que piensas o haces.

Como explico en Una Nueva Tierra, la acción despierta tiene tres modalidades, dependiendo de las circunstancias y la naturaleza de la actividad. Son la aceptación, el disfrute y el entusiasmo. Si no hay aceptación, disfrute o entusiasmo en lo que haces, no estás alineado con el propósito universal. Estás creando infelicidad, es decir, sufrimiento en una forma u otra. Una manera simple de definir el ego es esta: una relación disfuncional con el momento presente. Lo que yo llamo la "nueva tierra" —las formas externas creadas por la acción despierta— surge a medida que más gente se da cuenta de que su propósito es permitir que la consciencia emerja a través de lo que hacen.

SOM: ¿Cree usted que la humanidad está preparada para esta transformación?

Tolle: Sí. Veo señales de que ya está sucediendo. Por primera vez hay un despertar a gran escala en nuestro planeta. ¿Por qué ahora? Porque si no hay un cambio en la consciencia humana ahora, nos destruimos a nosotros mismos y quizá el planeta. La demencia de la mente egoica colectiva, amplificada por la ciencia y la tecnología, está conduciendo rápidamente a nuestra especie al borde de la catástrofe. Evolucionar o morir: esa es nuestra única opción ahora. Sin tener en cuenta el mundo oriental, mi estimación es que en este momento el diez por ciento de la población de Estados Unidos ya están despertando. Eso hace treinta millones de estadounidenses solo, y además de las personas de otros países de América del Norte, alrededor de un diez por ciento de la población de los países europeos occidentales también están despertando. Esta es probablemente una masa crítica suficiente para lograr una nueva tierra. Así que la transformación de la consciencia está sucediendo realmente a pesar de que no se informa de ello en las noticias de la noche. ¿Está sucediendo lo suficientemente rápido? Soy optimista sobre el futuro de la humanidad, mucho más ahora que cuando escribí El Poder del Ahora. De hecho, es por eso que escribí ese libro. Yo no estaba realmente seguro de que la humanidad fuera a sobrevivir. Ahora lo siento diferente. Veo muchas razones para tener esperanzas.

SOM: Usted dice en su nuevo libro que para que la humanidad lleve a cabo esta transformación, es necesario que haya un cambio de la consciencia del objeto hacia la consciencia del espacio. ¿Puede explicar más sobre esto?

Tolle: Sí. Estoy diciendo que veo el surgimiento de la consciencia del espacio como la siguiente etapa en la evolución de la humanidad. Por consciencia del espacio me refiero a que, además de ser plenamente conscientes de las cosas —es decir, de las percepciones sensoriales, pensamientos, emociones y todo lo que sucede en nuestras vidas— hay al mismo tiempo por debajo una corriente de conciencia o Presencia operando en nosotros . Esta conciencia implica que no sólo somos conscientes de las cosas, como los objetos y las personas que nos rodean, sino que al mismo tiempo también somos conscientes de ser conscientes. Conscientes del intemporal YO SOY sin el cual no habría mundo. Podemos sentir una quietud interior alerta en el fondo mientras ocurren las cosas en el primer plano. Eso es lo incondicionado. Esa es la verdadera inteligencia. Si sólo hay consciencia del objeto en nuestra vida, seguimos atrapados en lo condicionado, atrapados en la forma, lo que crea una apariencia de separación. Siempre estamos tratando de cambiar la forma o resistiéndonos de alguna manera. Estamos buscando en el mundo de la forma la salvación. Pero cuando somos conscientes de la consciencia del espacio, conscientes de ser conscientes, somos liberados de la identificación con la forma, que es el ego, y surge en nosotros un sentido de unidad con el todo y con nuestra Fuente.

SOM: Entonces el apego y la lucha se liberan.

Tolle: Así es, porque en la consciencia del espacio no hay futuro ni pasado. Sólo existe el presente, y siempre es libre. Esto es lo que los budistas llaman "vacuidad" y Jesús llama "la plenitud de la vida". Es la misma cosa, o más bien no-cosa. Puesto que hay una apertura en la dimensión vertical, que no tiene límite, el presente nunca está confinado o cargado de problemas. Los problemas necesitan tiempo, es decir pasado y futuro, para sobrevivir. Por otro lado, si dejamos que nuestro foco de atención derive hacia el pasado o hacia el futuro, estamos funcionando en la dimensión horizontal, y esto se traduce en una diferenciación ampliada de formas derivadas de las construcciones del ego. Para entrar en la dimensión vertical se requiere de un alto grado de Presencia. El ahora tiene que ser el foco principal de nuestra atención. Por supuesto, necesitamos el concepto del tiempo para poder funcionar, por ejemplo, para programar esta entrevista. Pero la cuestión es no estar limitado sólo a esta dimensión. El surgimiento de la consciencia del espacio —el cambio de la conciencia horizontal a la conciencia vertical— es la siguiente etapa en la evolución de la humanidad, y está sucediendo cada vez más mientras nuestra conciencia permanece en el ahora.

SOM: ¿Puede usted sugerir algunas maneras de mantenerse centrado en el ahora?

Tolle: Una cosa que podemos hacer es darnos cuenta de las pequeñas cosas que nos rodean, prestando atención a los detalles, como los pájaros en los árboles y las flores en el jardín o en el parque —sólo darnos cuenta de la belleza en todas partes, incluso en las cosas más pequeñas. Para darnos cuenta de las cosas aparentemente insignificantes se requiere estar alerta. Este estado de alerta es la clave. Es lo incondicionado. Es la consciencia misma. Otra práctica útil es observar la respiración y respirar conscientemente. Si prestamos atención a la respiración, no podemos estar pensando en otra cosa al mismo tiempo. Nuestra atención está en el ahora y no en nuestras preocupaciones de ayer o nuestros planes que haremos la próxima semana. Sólo estamos respirando, no pensando. Esta práctica de la meditación en la respiración es una manera eficaz de despertar porque nos saca de la actividad del pensamiento. De hecho, la respiración, ya que no tiene forma como tal, ha sido tradicionalmente equiparada con el espíritu, la Vida Una sin forma. En el idioma alemán, la palabra atmen, que significa "respirar" se deriva de atman, que en sánscrito, el idioma de la antigua India, se refiere a la esencia más intima o ser universal.

SOM: ¿Por qué es una práctica deseable liberar la mente del pensamiento?

Tolle: El pensamiento, o más precisamente la identificación con el pensamiento, genera y mantiene el ego, que, en nuestra sociedad occidental en particular, está fuera de control. Se cree que es real y se esfuerza por mantener su supremacía. Los estados negativos de la mente, como la ira, el resentimiento, el miedo, la envidia y los celos, son productos del ego. Cuando es el ego el que controla, estos estados de la mente nos parecen estar justificados y también estar causados por algún factor externo. Por lo general, otra persona es culpable de estos sentimientos. Su verdadera causa, sin embargo, no se encuentra en el contenido de tu vida, sino en la estructura misma de la mente egoica. Necesita enemigos, porque define su identidad a través de la separación, y así enfatiza la otredad de los otros. Por esta razón, dejar que el ego tenga el control en última instancia conduce a la violencia, la lucha y la guerra. Esto es una locura, pero el ego no lo ve de esa manera.

La película Una Mente Maravillosa hace un buen trabajo describiendo la forma en que la mente nos puede engañar, si no somos conscientes de que nos controla. Es la historia real de un hombre que es un genio, pero también es un demente. El público no sabe que es un demente hasta que él mismo se da cuenta de ello según se desarrolla la historia. La película hace ver que cuando se da cuenta de que es un demente, ya no es un demente. Así que cuando te das cuenta de tu mente, ya no estás identificado con tu mente. Una nueva dimensión de consciencia ha entrado. La demencia es causada por el pensamiento sin conciencia, y con el pensamiento sin conciencia el ego nos mantiene en sus garras.

SOM: ¿Está sugiriendo que cambiemos nuestros pensamientos negativos en positivos o mejor que dejemos la actividad de pensar?

Tolle: Los pensamientos positivos son sin duda preferibles a los pensamientos negativos. Pero estar en la consciencia del ahora y practicar la conciencia de la Presencia divina es a lo que Jesús se refería en el Sermón de la Montaña, cuando dice: "No os preocupéis por (penséis en) vuestra vida". Desde este estado de Ser viene una gran creatividad. "Cambia tu pensamiento" en realidad puede ser entendido como el cese de la constante actividad ocupada de la mente, que es repetitiva, inútil, y a menudo negativa. En lugar de pensar constantemente, nos quedamos quietos y en silencio, y tomamos consciencia de ser conscientes. Esta es la realización del YO SOY, la realización del Ser, nuestra identidad esencial. Cuando estamos arraigados en eso, el pensamiento se convierte en el siervo de la conciencia, en lugar de una actividad servicial para el ego. Se convierte en creativo, apoderado.

SOM: Usted habla en su libro sobre el cuerpo-dolor, tanto personal como colectivo. ¿Qué quiere decir con el cuerpo-dolor?

Tolle: El cuerpo-dolor es un término que doy a la acumulación del viejo dolor emocional que casi todas las personas llevan en su campo de energía. Yo lo veo como una entidad psíquica semi-autónoma. Consiste en las emociones negativas que no han sido afrontadas, aceptadas, y entonces se liberan en el momento en que surgen. Estas emociones negativas dejan un residuo de dolor emocional, que se almacena en las células del cuerpo. También hay un cuerpo-dolor colectivo humano que contiene el dolor sufrido por innumerables seres humanos a lo largo de la historia. El cuerpo-dolor tiene una fase latente y una fase activa. Periódicamente se vuelve activa, y cuando lo hace, busca más sufrimiento para alimentarse. Si tú no estás absolutamente presente, toma control de tu mente y se alimenta de pensamientos negativos, así como las experiencias negativas, como el drama en las relaciones. Esta es la forma en que ha sido perpetuado a lo largo de la historia humana. Otra forma de describir el cuerpo-dolor es la siguiente: la adicción a la infelicidad.

SOM: ¿Puede sugerir una manera de eliminar el cuerpo-dolor?

Tolle: Sí. Nos liberamos de él cortando la conexión entre el cuerpo-dolor y nuestros procesos de pensamiento, de esta manera ya no alimentamos el cuerpo-dolor con nuestro pensamiento. Cada pensamiento negativo tiene una frecuencia similar a la del cuerpo-dolor y así lo alimenta. No puede alimentarse de los pensamientos positivos. Cuando el cuerpo-dolor ya no dirige el diálogo interno de nuestro pensamiento compulsivo, nos damos cuenta de él directamente. Sentimos la emoción en nuestro cuerpo, y así llevamos conciencia sobre él, la luz de la consciencia. La vieja emoción es entonces transformada en consciencia de la misma manera que un incendio transmuta todo en sí mismo. Por lo tanto la desidentificación de la emoción y estar simplemente en el ahora es la manera de detener el ciclo de recreación constante de experiencias dolorosas.

SOM: El miedo parece estar detrás de la mayoría de las emociones negativas. ¿Cómo puede ser liberado? Usted habla de un proceso de desidentificación. ¿Cómo funciona?

Tolle: El miedo surge a través de la identificación con la forma, ya sea una posesión material, un cuerpo físico, un rol social, una imagen, una idea o una emoción. Surge por desconocimiento de la dimensión interior sin forma de la consciencia o espíritu, que es la esencia de lo que eres. Estás atrapado en la consciencia del objeto, sin darte cuenta de la dimensión del espacio interior, que es la verdadera libertad.

Todo pensamiento de miedo es sobre el futuro, se trata de algo que podría o puede suceder. La mayoría de la gente está familiarizada con las "películas mentales" que causan estrés y ansiedad y te mantienen despierto por la noche, mientras que tu cuerpo yace en una cama caliente y cómoda. En el momento en que reconoces un pensamiento de miedo por lo que es, es decir, actividad mental fútil y auto-destructiva, empiezas a desidentificarte de él. Entonces la conciencia o Presencia toma el control del pensamiento. No estoy diciendo que ya no piensas más, sólo que ya no lo confundes con lo que eres. El pensamiento se arraiga en la conciencia en lugar de ser autónomo y egoísta, lo que es el ego.

Cada cuerpo-dolor contiene una gran cantidad de miedo, ya que el miedo es la emoción negativa primordial. ¿Cómo lidiar con eso? Una vez más, reconociéndolo como lo que es: el cuerpo-dolor, una acumulación de viejas emociones. Una vez que lo reconoces, no puede controlar tu mente, ni alimentarse de tus pensamientos negativos, ni controlar tu diálogo interno, así como lo que dices y haces. Una vez que el cuerpo-dolor queda al descubierto, no luches ni te resistas. Es parte de la "condición de ser" del momento presente con la que siempre tienes que estar en alineamiento interior. Así se permite que esté ahí. Si no lo alimentas más, pierde su carga de energía y la emoción negativa se somete a la transmutación.

SOM: Usted habla en su libro de la incesante carencia del ego y su insaciable necesidad de más. ¿No se consideraría sin embargo que ciertas cosas que queremos valen la pena, como querer ser una mejor persona?

Tolle: El deseo de ser una mejor persona tiene que ver usualmente con el deseo de mejorar lo que siento por mí mismo, cómo me veo a mí mismo, o cómo me ven los demás. Tiene que ver con la creación de imágenes mentales, es decir, el ego. Eso incluye, por supuesto, el deseo de alcanzar la iluminación o ser más espiritual. El despertar o la realización espiritual es el descubrimiento de que no necesitas añadir nada a ti mismo con el fin de ser tú mismo completamente. No necesitas tratar de ser bueno, sino permitir que emerja la bondad que hay dentro de ti, inherente en el Ser e inseparable de quien eres.

SOM: Usted dice que a medida que las personas despiertan a su verdadero ser y a su propósito en la vida, se crea una nueva tierra. ¿Cómo es esta nueva tierra?

Tolle: No quiero especular sobre las características de la nueva tierra, pero sea lo que sea, va a ser una manifestación externa del nuevo cielo, el mundo interior de la consciencia. Surgirá de la consciencia despierta que es incondicionada y libre de las ilusiones del ego. Se encuentran indicios en la Biblia de lo que será la nueva tierra, donde dice, por ejemplo, que "el lobo habitará con el cordero..." Una manera de entender esto es que lo que percibimos como realidad externa es una con (y un reflejo de) la consciencia colectiva de la humanidad, por lo que un cambio en la consciencia cambiará no sólo el mundo que creamos, sino toda nuestra forma de percibir la realidad.

Mientras los seres humanos despiertan del sueño de la identificación con la forma, la consciencia puede empezar a crear la forma sin perderse en ella. La verdadera esencia de lo que es cada uno de nosotros, se está realizando. La llegada de un nuevo cielo y una nueva tierra, previsto tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, es una buena metáfora de este cambio de consciencia. Este cambio, sin embargo, no es un estado futuro que alcanzar o incluso de creer en él. Un nuevo cielo y una nueva tierra están surgiendo en cada uno de nosotros en este momento. Así que el despertar al propósito de tu vida es no tratar de mirar hacia el futuro y esperar que se cumpla allí, sino permanecer en el momento, lo que permite que el ego se disuelva. El propósito interno de tu vida es primordial, y tu propósito interno es despertar, ser consciente. En todo lo que hagas, tu estado de consciencia es el factor primordial.