Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Ya es

Artículos Advaita - Tony Parsons

Ya es

por Tony Parsons
Tony Parsons

Lo que el buscador busca permanece oculto por lo que ya es todo.

Es tan obvio y simple que su asimiento lo oscurece. Nunca encontrado, nunca cognoscible, el ser es la ausencia consumada que no tiene medida.

La búsqueda del ser implica la creencia de que se ha perdido. ¿Se ha perdido algo, o es que simplemente al buscarlo se aleja? ¿Baila siempre el amado constantemente más allá de nuestra seria consideración?

La mismísima intención de buscar un tesoro mítico en la vida, inevitablemente, oscurece la realidad de que la vida es ya el tesoro.

Al buscar el mito se sueña con que se puede alcanzar, el buscador evita efectivamente lo que da más miedo... su ausencia.

La liberación es como un fusible que de repente se funde, y todas las pequeñas luces se apagan y sólo hay luz.

Este no es un mensaje acerca de usted o de mí o de alguien que consigue algo. Se trata de la realización de que no hay nada que conseguir... que lo que se ha buscado nunca se ha perdido.

No se trata de buscar o no buscar; está más allá de los conceptos del Advaita y del no-dualismo y más allá de la idea de alcanzar estados de conciencia o mindfulness (atención plena). No hay objetivos. No hay nada a la venta. Esto está totalmente más allá del conocer.

Esto es realmente una descripción – un compartir juntos una descripción de algo que está más allá del logro, algo que no se puede perder y que no se puede aprehender o ganar.

Todo el tiempo hay separación, hay una sensación de pérdida, hay una sensación de sentir que hay algo que no está completo. Y así el buscador intenta llenar ese vacío, llenarlo con algo - lo que sea. Y algunos miran hacia algo llamado "iluminación", porque consideran que la iluminación puede ser la cosa que va a llenar esta sensación de pérdida; podría ser la respuesta a algún secreto que no llegan a obtener.

Y parece, cuando leemos acerca de la iluminación, como si alguien más hubiera encontrado el secreto. Pero nadie ha encontrado el secreto.

No hay tal cosa como una persona iluminada. Es un concepto totalmente erróneo. Pero la dificultad es que al ser buscadores, la energía de la búsqueda nos empuja a ser atraídos por la idea de que alguien ha encontrado algo que nosotros podemos encontrar, puesto que hemos crecido creyendo que el esfuerzo trae resultados. Por lo tanto, si el esfuerzo trae resultados, y hemos oído hablar de algo llamado iluminación o liberación, podemos hacer el esfuerzo y luego podemos llegar a ser liberados o iluminados... como ese tipo del que hemos oído hablar por el camino, o como esa mujer que está dando satsangs. Tienen algo que yo quiero. Si voy allí aprenderé cómo conseguirlo.

En el sueño hay todavía una idea de que la iluminación o la liberación es algo que es alcanzable. Y por esa razón hay enseñanzas que refuerzan la idea de que usted es un individuo que tiene elección, así que ahora usted, como individuo, puede elegir hacer auto-indagación o meditación, o cualquier otra cosa, y eventualmente podría llegar a ser iluminado.

Usted puede ir por todo el mundo y encontrar enseñanzas que ofrecen algo que conseguir. Es raro, sin embargo, encontrar un mensaje sin compromisos que no ofrece nada en absoluto para el buscador.

Esta vivacidad es la nada siendo todo. Es simplemente la vida ocurriendo. No le ocurre a nadie. Hay todo un conjunto de experiencias ocurriendo aquí y están ocurriendo en el vacío... están ocurriendo en caída libre. Sólo hay lo que está ocurriendo. Todo lo que hay es vida. Todo lo que hay es seidad. No hay nadie que nunca lo haya tenido o no tenido. No hay nadie que tenga vida ni algún otro que no tenga vida. Sólo hay vida siendo vida.

Este mensaje es tan simple que confunde por completo a la mente. Este mensaje es demasiado simple. Ya tu mente está diciendo: "Sí, pero vamos... ¿qué pasa con los niveles de iluminación y qué pasa con mis bloqueos emocionales, y qué pasa con mis chakras que no están todos totalmente abiertos? ¿Qué pasa con mi silencio – aún no estoy en silencio, y qué pasa con mi ego? Alguien me dijo que todavía tengo un ego... está un poco reducido, pero todavía está ahí."

Pero todo eso, todas esas ideas son lecciones adoptadas acerca de cómo debería ser. El ego es lo que está ocurriendo. El ego está simplemente siendo yo. El pensamiento está simplemente siendo pensamiento. Sólo hay ser, simplemente ser. No hay nada más. No hay nadie que esté haciendo funcionar eso. No hay destino, no hay Dios, no hay plan, no hay guión, no hay a dónde ir porque sólo hay ser intemporal. El ser es totalmente completo sólo siendo. Y está vivo y es carnoso y sexy y jugoso e inmediatamente esto; no es algún concepto como "no hay nadie aquí". No se trata de un concepto de "no hay a dónde ir". Es la vivacidad que hay en ese cuerpo ahora mismo. Es pura seidad, pura vivacidad. Eso es todo. Fin de la historia.

En realidad no es más que eso. Así que no hay nadie, no hay elección. No hay elección en ningún nivel. La Unidad no elige convertirse en dos. Sólo hay unidad. Todo lo que hay, es la Unidad siendo viva sin que nadie lo haga. ¿Hay alguien haciendo la respiración? ¿Hay alguien haciendo circular la sangre? ¿Hay alguien realmente haciendo algo? No. Sólo hay un aparente hacer. Vida aparente en caída libre.

No hay una respuesta a la vida porque la vida es su propia respuesta. Ya está ocurriendo. Es esto. Usted nunca lo perdió. Eso es lo sorprendente acerca de la liberación. Cuando la liberación aparentemente ocurre la gente dice: "Es increíble, porque lo que estaba buscando nunca me ha abandonado. Es la única cosa que nunca va y nunca viene – la única constante que no puede ser conocida o retenida." Y la única constante es ser.