Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > ¿Por qué el Vedanta es el mejor camino?

Artículos Advaita - James Swartz (2011)

¿Por qué el Vedanta es el mejor camino?

por James Swartz
James Swartz

En mi último artículo dije que el Vedanta no es un camino. Es un medio de conocimiento de sí mismo. Cuando un medio de conocimiento está operando no hay ninguna acción involucrada. Si los oídos están escuchando, los sonidos se conocen. Si los ojos están abiertos, los lugares de interés turístico se ven. Si una mente cualificada está presente y la metodología del Vedanta se ejerce por un maestro cualificado, el conocimiento de sí mismo sucede. Nada se puede hacer al respecto. Un camino, por el contrario, es una serie de acciones que pueden o no conducir al destino previsto. Con respecto al camino, el destino o la meta es siempre algo distinto de quien recorre el camino. En el mundo espiritual el final del camino, incluyendo los apeaderos, generalmente se conciben como una especie de experiencia mística o experiencia de éxtasis eterno.

El Vedanta se basa en la idea de que la realidad es no-dual, por lo que no existe una separación real entre quien busca la iluminación y la iluminación que él o ella está buscando. Si la iluminación es la naturaleza del ser, entonces nada se puede hacer para lograrla. La única solución es la eliminación de la propia ignorancia de nuestra propia naturaleza. Por lo tanto, el conocimiento, no la acción, es lo adecuado.

Pero el Vedanta también podría ser visto como un camino porque las condiciones necesarias para que opere un medio de conocimiento de sí mismo no siempre están presentes. Si alguien quiere el conocimiento de sí mismo, es decir, la libertad, entonces él o ella va a tener que llevar a cabo ciertas acciones para crear las condiciones que hagan posible el conocimiento de sí mismo. Él o ella va a tener que preparar la mente para la iluminación. En los caminos experienciales la idea es llevar a cabo acciones que generen ciertas experiencias. Pero aunque el camino del Vedanta fomenta una acción en particular, la indagación, esta acción tiene un resultado diferente: el conocimiento. Es cierto que el conocimiento puede cambiar radicalmente la experiencia de uno, pero el cambio en la experiencia es un subproducto del conocimiento, no el propósito del conocimiento. El conocimiento sólo elimina la ignorancia. Esto no parece ser gran cosa; sin embargo, resulta que en el caso del conocimiento de sí mismo, toda la vida se transforma cuando uno ya no se ve a sí mismo desde una perspectiva limitada. No es una increíble transformación mística que resulta en un orgasmo espiritual permanente... como a menudo se considera a la iluminación. Es sólo una reorientación práctica de la propia vida en torno a un principio simple —la no-dualidad— mientras los malos valores y las prioridades que provienen de una comprensión limitada del ser se disuelven como resultado del conocimiento del ser.

La indagación es un karma, una acción. Es un acto de la mente. A veces se argumenta que la auto-indagación no es algo que uno hace. Es más bien algo que está ocurriendo todo el tiempo y sólo se eleva al nivel de la mente consciente en un momento particular en la evolución de cada uno. La mente humana es siempre curiosa. Siempre está buscando respuestas, porque la vida es incierta. Uno nunca sabe lo que va a suceder. En las personas del mundo la necesidad de comprender se centra en temas mundanos: la seguridad, el placer, la virtud, el amor, el poder, el reconocimiento, etc. Pero por razones no determinadas el deseo de conocer en ciertas personas se centra en el ser. Cuando uno toma el control consciente de este proceso se dice que uno es un buscador del conocimiento de sí mismo. Y si uno es un buscador del conocimiento de sí mismo —que es un objetivo mucho más razonable que la experiencia mística— ningún camino puede competir con el Vedanta.

Esta afirmación, por supuesto, levanta fuertes protestas, porque todo el mundo cree que el camino que está siguiendo es el mejor. Puede que sea lo mejor para ellos en ese momento, teniendo en cuenta sus cualificaciones, pero lo que usted piensa que es mejor para usted no siempre es lo mejor. Es por la falta de comprensión de que hay algo mejor que uno se adhiere a un camino inferior. A costa de provocar la ira de los buscadores que siguen otros caminos, la idea de que el Vedanta es el mejor camino, de nuevo suponiendo ciertas cualificaciones, no es una afirmación ociosa y trataré de respaldarla. Sé muy bien que voy en contra de la sabiduría no-dual convencional... que al igual que la sabiduría convencional de todo el mundo a menudo no es sabiduría en absoluto. La sabiduría no-dual convencional contemporánea está encerrada en la opinión espiritualmente correcta de que cualquier tipo de juicio o crítica es ego o "dualidad", y por lo tanto simplemente prejuicio o dogmatismo y debe ser evitado.

Como señalé en mi último artículo no me importa si a alguien le caigo bien o no y como no soy un ambicioso gurú que quiere salvar el mundo, por lo tanto, apoyado por mi amor a la verdad, puedo permitirme el lujo de pensar críticamente. El pensamiento crítico no es "dualista" o del ego. De hecho, es absolutamente necesario cuando la ignorancia prevalece, como lo hace siempre, y particularmente en el mundo espiritual moderno, que es poco más que un popurrí de ideas vagas y confusas.

El problema se agrava por el hecho de que vivimos en una época aparentemente democrática. La democracia como la conocemos, es un fenómeno relativamente reciente en la historia de la organización social humana. Se basa en un principio espiritual: la no-dualidad. La idea es que todos somos iguales y deben ser tratados por igual. Es una idea maravillosa, pero resulta ser un tanto difícil de aplicar en la medida en que la mayoría de los seres humanos son inconscientes de la naturaleza no-dual de la realidad. No sólo es el mundo inconsciente de este hecho ahora, ha sido inconsciente de este hecho siempre. Teniendo en cuenta que cada uno nace en circunstancias diferentes en diferentes momentos y teniendo en cuenta la creencia de que cada uno de nosotros cree que es único y especial, en el curso de la evolución hemos evolucionado hacia especies muy diversas. A usted puede gustarle o no la idea de la diversidad pero está aquí para quedarse.

Aunque he atacado la idea de la evolución en un artículo reciente como un impedimento para la liberación y como una justificación para la evolución de nuevas instituciones espirituales, es un hecho aparente dentro de la creación aparente. Sin sumergirse en un análisis complejo, es suficiente decir que una gran reserva de talentos e inclinaciones prevalecen en el mundo. Algunas personas son más inteligentes que otras. Algunas son más bondadosas que otras. Unas más poderosas, más famosas, más maduras que otras, más "evolucionadas" que otras. Mi profesor era un maestro de la comunicación y sus enseñanzas estaban salpicadas con ejemplos dramáticos, divertidos y provocativos. Siempre en tono irónico describía la evolución humana como un proceso continuo en el que los hombres-piedra ocupaban el peldaño más bajo, seguido por los hombres-planta, los hombres-animales, los hombres-hombres y los hombres-dioses. Seamos amables e incluyamos a los buscadores espirituales, las personas que buscan el sentido de la vida a través de la espiritualidad, en la última categoría. Pero incluso entre la gente espiritual, que al parecer se encuentran en el más alto peldaño evolutivo, prevalece una jerarquía definida. Algunos, recién salidos de tragedias de su propia creación o atraídos por un estilo de vida popular alternativo, apenas han empezado su búsqueda y saben muy poco. Algunos individuos más sofisticados que han estado trabajando durante un período considerable saben más y algunas almas muy "maduras" o "viejas" saben mucho. Un ligero zarandeo de la rama y se caen del árbol de la vida y se estrellan contra el suelo del ser.

Una talla única no sirve para todos

Una de las razones de que el Vedanta es superior a otros caminos es porque reconoce la inherente naturaleza diversa y desigual de los seres humanos. Es más honesto porque sabe lo difícil que es indagar, e insiste en que los individuos pueden capacitarse para ello. Las cualificaciones que el Vedanta requiere equivalen a la madurez existencial. Se requiere un individuo que discrimine, desapasionado, de mente clara, dedicado y adecuadamente motivado, capaz de suspender sus creencias y opiniones el tiempo suficiente para entender y realizar la verdad. Esto no hace del Vedanta, como muchos afirman, un camino elitista. Por el contrario, es un signo de gran compasión en la medida en que no se van a frustrar innecesariamente las personas que no están preparadas para asimilar el conocimiento "Yo soy la conciencia no-dual ordinaria sin acción".

Uno podría razonablemente cuestionar la afirmación de que los caminos que aceptan a cualquiera y les permiten creer que la acción y la experiencia los liberarán en realidad están sirviendo a los intereses de los que buscan la libertad. Los caminos inferiores son caminos que no cuestionan sus propias presunciones. Por ejemplo, la idea de que la iluminación es algún tipo de experiencia depende de la noción de que la realidad es una dualidad y que el individuo no experimenta el ser todo el tiempo. Pero la realidad es no-dual por lo que la presunción fundamental de los caminos experienciales es incorrecta. Un camino que insiste en que una persona intente experimentar lo que él o ella ya está experimentando todo el tiempo ¿es un camino válido?

Nunca parecen caer en la cuenta los defensores de otros caminos que la razón por la que hay tantos buscadores y tan pocos descubridores es una consecuencia directa del asunto de las cualificaciones. Si usted necesita estar preparado para la iluminación, entonces necesita un medio para prepararse. El Neo-Advaita, que atrae a muchos, no tiene ese medio. Rechaza todos los medios, excepto a sí mismo. No es en realidad un medio válido porque no tiene metodología, excepto la negación absurda de la realidad aparente. Nunca deja de sorprenderme que sus defensores puedan afirmar que no existen buscadores, y sin embargo se dirigen a esos mismos buscadores como si existieran.

Es posible obtener las cualificaciones con o sin un camino espiritual. Pero los caminos basados ​​en el karma no están a la altura, ya que no tienen una metodología probada para eliminar la ignorancia. En su lugar, se basan en la interpretación de la experiencia mística de una persona, que inevitablemente estará sesgada, la ignorancia es lo que es. Incluso si las experiencias de los buscadores se ven a la luz de la sabiduría predominante del camino, por lo general no es suficiente porque ningún otro camino, aparte del Vedanta, es un medio completo y probado de conocimiento de sí mismo. El Vedanta no niega la experiencia, ni la glorifica. Examina toda la cuestión del conocimiento y la experiencia y aclara completamente de qué manera son diferentes y de qué manera son lo mismo. No se puede superar la claridad del Vedanta.

El Vedanta también, por otro lado, proporciona al buscador un completo y sofisticado conjunto de herramientas de transformación adecuadas para preparar la mente para la iluminación: Karma Yoga, Bhakti Yoga, Jnana Yoga, Triguna Vibhava Yoga y Meditación.

Sólo hay un camino

El Vedanta es superior a otros caminos, porque sólo hay un camino. El mundo espiritual moderno, Dios bendiga a esas cabecitas puntiagudas, está muy enamorado de la idea de que todos los caminos conducen a Roma. Pero sólo hay un camino a Roma. ¿Por qué? Porque a pesar de todas las apariencias en contrario, sólo hay un ser y sólo hay un ser humano. Este es el significado de la no -dualidad. Otros caminos aceptan la idea de que todos somos individuos únicos y por lo tanto se requieren medios adaptados a nuestra singularidad. Sin embargo, sólo hay un ser y sólo hay un ser humano. Así que sólo un camino es necesario.

¿Qué es este ser humano? Es la conciencia con un Cuerpo Causal, Sutil y Burdo. La iluminación es la discriminación entre el ser y los tres cuerpos. El sufrimiento es causado por tomar el Cuerpo Sutil, donde el conocimiento del ser (iluminación) tiene lugar y que mantiene al ser bajo el hechizo de Maya, como si fuera el "yo"... cuando es sólo un reflejo. Es un error honesto: el Cuerpo Sutil parece ser consciente porque el ser lo impregna por completo. Esta confusión es análoga a pensar que la luna tiene luz propia. ¿Qué camino, aparte del Vedanta, identifica la estructura fundamental del ser humano y revela cuidadosamente su relación con la totalidad de la existencia? La iluminación es el conocimiento de ambos: satya, la conciencia pura, y mithya, la conciencia reflejada, y la relación entre las dos. Sin el conocimiento de mithya, ¿cómo puede un ser humano vivir libre en la realidad aparente? Él o ella es ya el ser lo sepa o no. La iluminación es el completo conocimiento del ser. Decir que la realidad aparente no existe —como dicen los Neos— es ridículo, porque no podemos experimentar algo que no existe. Ciertamente no es real, pero sin duda existe.

La realidad es un cosmos, no una serie casual de acontecimientos al azar sin sentido. Es un organismo perfectamente estructurado, que funciona con precisión, la conciencia brillando sobre sí misma en la forma de insensibles vestiduras de materia burda y sutil.

El diagrama en la parte inferior de este artículo [lo siento está en inglés] muestra la estructura de la existencia en sus aspectos macrocósmico y microcósmico. Se trata de una representación de cada ser humano y el campo en el que ese ser humano resuelve su karma. Este mandala del ser —los veinticuatro principios cósmicos o tattvas— no es sólo una instantánea estática sino que cobra vida mediante las simples pero muy sofisticadas enseñanzas del Vedanta. Cuando este mandala es desarrollado por un maestro cualificado en una mente cualificada, es prácticamente imposible que el conocimiento del ser no suceda.

Opte por lo que funciona

El Vedanta sampradaya, el linaje, es el camino más exitoso en la historia de la espiritualidad humana, ya que funciona. Incluso el Budismo, un camino derivativo que clama ser una filosofía de la liberación, no es más que una astilla del diente de los Vedas. Me encuentro con muchos budistas occidentales cada año y siempre estoy sorprendido de saber que a pesar de muchos años de práctica, a veces hasta veinte, no parecen tener mucha idea de lo que es el Ser. Tampoco saben que el arduo y firme conocimiento de sí mismo es la iluminación a pesar de que la palabra Buda viene de una palabra sánscrita que significa "saber".

La mayoría de los supuestos caminos de hoy en día —y en realidad más o menos siempre— se basan en la experiencia mística de varios individuos. ¿A qué tipo de camino se remontan las epifanías de determinados individuos? Se remontan al conocimiento recordado, nada más. El Vedanta llama a este tipo de conocimiento smirti. A veces el conocimiento que extraes de tu experiencia corresponde a la verdad y a veces no. Por ejemplo, Baba Muktananda dijo que experimentó una "perla azul" antes de alcanzar su iluminación putativa. Y en su "linaje", que no es un linaje propiamente dicho, Siddha Yoguis, el cual, no es de extrañar, parece ser una especie en extinción, se creía que esta experiencia era necesaria en el camino del Siddha Yoga. De hecho, no se requiere ninguna experiencia discreta para la iluminación, sólo una mente madura. Si nos fijamos en los muchos movimientos espirituales modernos que pretenden ser medios para la iluminación, como Krishamurthy, TM y Osho, por ejemplo, se ven acontecimientos —en el mejor de los casos ves terapias— pero no ves un camino válido hacia la iluminación. Tan pronto como el fundador muere, los buscadores echan a correr en busca de otro camino. Si comprendes lo que es el Vedanta, nunca buscarás otro camino, ya que se basa en el conocimiento y puedes contar con el conocimiento. No se basa en la experiencia de un individuo. Las individuos que se apartan del Vedanta lo hacen ya sea porque no están cualificados, tienen la idea equivocada de lo que pretende hacer el Vedanta, o son enseñados por maestros no calificados.

Esto no quiere decir que raros individuos de vez en cuando no realicen su verdadera naturaleza por medio de otras vías o de maestros que no enseñan Vedanta. Si de verdad maestros modernos que afirman ser iluminados están realmente iluminados la mayoría nunca han oído hablar del Vedanta o si lo han hecho no tienen idea de lo que realmente es porque nunca se han sometido al sampradaya. Cualquiera que con un deseo ardiente y la cualificación necesaria se adhiere sinceramente a las palabras de la Escritura puede alcanzar la iluminación. Y de vez en cuando incluso algunos realizan totalmente el ser sin la ayuda de un maestro y una enseñanza. Es lógico, porque la realización del ser es el ser realizándose a sí mismo. El ser es siempre libre, y cuando descubre que está aparentemente atrapado en la telaraña de Maya no descansará hasta que haya vuelto a des-cubrirse a sí mismo, independientemente del tiempo, el lugar y las circunstancias. Sin embargo, es prudente no tratar al Ser de uno como la excepción a la regla. Aunque no existen cifras reales, probablemente sea exacto decir que el 99 % de los seres iluminados lo lograron con la ayuda de una enseñanza y un maestro. Mi único argumento es que, dada la necesidad de un camino probado y un maestro cualificado —y la iluminación de ninguna manera te cualifica para "enseñarla"— el Vedanta es superior a cualquier otro camino.

Usted necesita una metodología

Usted no sólo necesita métodos para transformar su mente para prepararla para la iluminación, necesita una metodología completa que le enseñe el conocimiento del ser, porque la ignorancia está muy arraigada. Si ha estado pensando en usted como un ser separado limitado, inadecuado, incompleto, desde el día que salió de la matriz, las patéticas afirmaciones de usted como consciencia y las negaciones sin sentido de su ser aparente alentadas por el Neo-Advaita, equivalen a una seria frustración, no a una enseñanza útil. De hecho, el Neo-Advaita es en gran medida una religión anti-religiosa en cuanto carece de medios probados para validar sus afirmaciones, el buscador se reduce a la condición de un creyente. Incluso si usted "lo consigue" una vez, lo des-conseguirá más tarde a menos que su mente sea cultivada correctamente. Y si cualquier acción se la achaca al "ego" —que es un villano inventado por la mayoría de las enseñanzas más modernas, como el diablo en el cristianismo— usted no ha cultivado el tipo de mente que es capaz de conseguir y retener este esquivo conocimiento. El Vedanta no te pide que mates o niegues el ego, el ser con sus tres cuerpos, porque el ego es el ser bajo el hechizo de la aparente ignorancia. En su lugar, le muestra al ego cómo prepararse para la indagación, cómo indagar en su propia naturaleza y cómo eliminar su propia ignorancia.

Terminología no jerga

Cualquier camino espiritual, incluido el Vedanta, no es nada más que palabras. Hay palabras y hay palabras. Para que el conocimiento tenga lugar tanto el hablante como el oyente deben conocer el significado de las palabras que utilizan. Si un roble está presente y usted no sabe lo que es y yo lo señalo y digo la palabra roble, el conocimiento tiene lugar. Pero si digo karma, la mente, el ser, el ego, el nirvana, o indagación ¿a qué se refieren estas palabras?

Si nos fijamos en muchos libros, sitios web y vídeos que hablan de la iluminación llegará a estar irremediablemente confuso porque cada uno utiliza las palabras de una manera peculiar. No hay una terminología establecida. Cada camino tiene su propia jerga incestuosa que nunca ha sido examina críticamente ni pulida para eliminar la vaguedad y los términos contradictorios. El Vedanta, por otro lado, tiene una terminología establecida. Usted necesita una terminología establecida con definiciones rígidas si el maestro y lo enseñado van a estar en la misma página durante la enseñanza. El Vedanta no es una transmisión en una sola dirección. Es una comunicación entre un maestro y un estudiante que modela la indagación que necesita finalmente llevarse a cabo entre el buscador, que es el ser bajo el hechizo de la ignorancia, y su propia mente. Esta terminología está establecida en una obra de Shankaracharya llamada Tattva Bodh, el Conocimiento de la Verdad. Proporciona definiciones precisas de todas las ideas básicas.

Una enseñanza universal multidimensional

La experiencia de un individuo y la forma en que él o ella interpreta dicha experiencia será, por definición, limitada e idiosincrásica. Sólo un buscador que resuena personalmente con una persona iluminada tendrá la paciencia para traducir las palabras del maestro en declaraciones inteligibles y útiles. La mayoría de las personas que vienen al Vedanta han estado con muchos maestros y enseñanzas. De cada uno de ellos han recogido algo útil, pero —y oigo esto todo el tiempo— el Vedanta "conecta los puntos". Puede hacerlo, porque es la esencia de la experiencia de cientos de miles de seres iluminados. Es una ciencia completa presentada en una forma impersonal. Cuando usted depende de las palabras de una persona, es muy fácil poner en duda esas palabras. Pero cuando comprendes que el Vedanta es "apurusheyajnanam" —que no procede de un intelecto humano individual— tiene mucho más peso. Siempre se puede discutir con una persona, pero ¿cómo puedes discutir con las escrituras?

Decir que el Vedanta es el mejor camino no quiere decir que cualquier otro camino no tenga ningún valor. Nada en realidad carece de ningún valor y la consciencia lleva a los buscadores al camino que mejor se ajusta a su nivel de cualificación. Así que todo es bueno. Sin embargo, dados los hechos, el Vedanta es el mejor. Si quiere ver por qué hago esta afirmación, aparte de los argumentos expuestos en este artículo, por favor lea mi libro Cómo Alcanzar la Iluminación. Presenta toda la enseñanza de una manera que es fácilmente accesible por la mente occidental. Usted se convencerá.

Chart for discrimination