Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La Práctica de Advaita - Desapasionamiento

Artículos Advaita - Dr. N K Srinivasan

La Práctica de Advaita ― Desapasionamiento

por Dr. N K Srinivasan
El autor de este artículo también ha publicado el libro Safe and Simple Steps to Fruitful Meditation, y Essence of Srimad Bhagavad Gita, los cuales se pueden adquirir en Pustak Mahal, Nueva Delhi
 Safe and Simple Steps to Fruitful Meditation

Los conceptos del Advaita son difíciles de practicar cuando estamos inmersos en el mar de la dualidad en la vida cotidiana. Los más serios seguidores del Advaita, por lo tanto, tienden a emplear su tiempo ya sea en la contemplación y la meditación o leyendo las escrituras. Pero llega un momento en que el aspirante se pregunta cómo debe practicar el advaita en la vida cotidiana. Si uno es bendecido con la convivencia cercana de un gurú, la práctica sería fácil; de lo contrario no.

Uno de los preceptos fundamentales del advaita es que uno no tiene preferencia sobre lo que le gusta o lo que le disgusta; uno no tiene apego [raga] o aversión [dvesha]. ¡Qué difícil superar raga y dvesha!

Veamos cómo obtenemos esta propensión al apego o la aversión. Los comportamientos que cultivamos desde nuestra infancia son difíciles de romper. El niño empieza gustándole determinados juguetes y dulces y no gustándole otros. Preferimos el chocolate de la marca X y no de la marca Y. Esta tendencia se cultiva en tantas pequeñas cosas durante años.

Nosotros, como adultos e incluso las personas mayores, todavía tenemos muchas preferencias de lo que nos gusta y nos disgusta. Nos gusta un presentador de noticias en particular y ver las noticias de televisión y no nos gustan otros presentadores de noticias. Nos gusta la forma de vestir de un político en particular o figura pública, etc... la lista puede continuar.

¿Podemos practicar el desapasionamiento ―sobre lo que nos gusta o disgusta― en las pequeñas cosas, para empezar? Por supuesto, tenemos enormes prejuicios destructivos que alimentan nuestras emociones. No nos gustan las personas de determinado color u origen étnico o nacionalidad, religión o incluso afiliación política... no sólo acumulamos aversión, sino también ira y resentimiento.

Hubo un tiempo en que yo no podía amar a una persona o estar cerca de ella porque no era vegetariana. Con gran dificultad he superado esta aversión o prejuicio profundamente arraigado. Todos tenemos que trabajar duro para deshacernos de lo que nos gusta o disgusta antes de que podamos tratar de pensar en alturas espirituales en la tradición Advaita. Comience entonces primero con las pequeñas cosas...

Quizás uno de los aspectos sobre el que tenemos que trabajar sea sobre lo que nos gusta o disgusta basado en el género. Para una Advaitin acérrimo, el género no debe ser un factor de percepción en absoluto ― el Ser supremo está más allá de la forma masculina o femenina porque no hay forma en absoluto. ¿Podemos deshacernos de la noción de masculino o femenino de nuestra mente? ¿Qué tan difícil es?

Hay una historia en el Mahabharata: Un gran sabio estaba caminando por el bosque. Vio algunas mujeres jóvenes tomarse un baño en una piscina, completamente desnudas. Su hijo estaba siguiendo al sabio a cierta distancia. El sabio le gritó a su hijo que cerrara los ojos y caminara hacia él. El hijo se acercó con los ojos cerrados. Después de algún tiempo, el hijo le preguntó a su padre por qué quería que cerrara los ojos. El sabio le dijo que había visto a algunas jóvenes bañándose desnudas en la piscina y que estaba preocupado de que él (el hijo) fuera impuro mentalmente. El hijo tranquilamente le preguntó al sabio: "Padre, ¿usted todavía ve a una mujer y un hombre?"

El verdadero desapasionamiento va más allá de las diferencias de género ... una Advaitín debe tratar de hacer esto.

El presente autor admite que es muy difícil ir más allá de raga y dvesha. Pero si no podemos practicar esto incluso en las cosas pequeñas, ¿cómo va a ser posible el siddhi Advaítico [logro Advaítico] o la Realización? Examinemos nuestra mente constantemente para practicar el desapasionamiento. ¡Un enorme esfuerzo será necesario!

[Nota: El autor es un meditador y devoto, que pertenece a la religión hindú, pero acepta que todas las religiones son igualmente verdaderas y que cada religión tiene la filosofía Advaita incorporada en alguna parte de sus principios. Vive en Palo Alto, California, y lleva una "vida retirada" después de una larga carrera profesional.
Fuente: Advaita Vision