Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > La Perfección de la Conciencia (2)

Artículos Advaita - Burt Harding

La Perfección de la Conciencia (2ª Parte)

por Burt HardingExtraído de: the perfection of awareness

Tú eres Espíritu (Conciencia)

Puede surgir la pregunta: "¿Por qué es necesario el pensamiento si ya somos espíritu?" El espíritu se manifiesta como pensamiento al igual que tu cuerpo proyecta una sombra, pero no es la sombra. Del mismo modo, el espíritu crea el pensamiento de sí mismo, al igual que una araña teje una tela de sí misma. Es esta creación de la forma-cuerpo la que crea nuestra capacidad de reconocer nuestra verdadera naturaleza como espíritu. El espíritu es pura conciencia y por lo tanto no ha nacido. La conciencia a través de la que tú experimentas la vida no es "tu" conciencia, sino la Conciencia misma, que aparece como "tú". Cuando "tú" piensas que eres sólo un mecanismo cuerpo-mente, entonces sufres con pensamientos tales como...

No soy suficiente...
Debería ser mejor...
Debo mejorar...
Me falta algo, pero no sé lo que es...
Debo estar perdiéndome algo...
No me siento lo suficientemente bueno como soy...
Hay algo que no está bien en mí...
Debo tener más dinero, éxito, poder para recuperar lo que me falta...

Estas creencias, que están muy a menudo arraigadas, normalmente no son cuestionadas excepto en la indagación profunda, y así permanecen incrustadas en nuestro sistema de creencias disfrazadas de realidad.

La evolución de la consciencia

En las primeras etapas de la evolución de la consciencia humana, la consciencia más sencilla es dirigida principalmente por el instinto de supervivencia. Las expresiones en este nivel son crudas y groseras, y la comunicación es áspera y dominante. Después de mucho pasar el tiempo y la experiencia, emergió la auto-consciencia y finalmente fuimos capaces de mirarnos a nosotros mismos. La mayoría de las personas en el planeta en este momento están en la etapa de la auto-consciencia. La auto-consciencia genera un ego fuerte y también la capacidad de ver lo que funciona y lo que no funciona. En este momento de auto-consciencia, comenzamos a ver la inutilidad de la guerra y de la violencia. En la etapa de la consciencia más simple de supervivencia, creíamos realmente que la guerra era esencial. Nuestra consciencia se está ahora moviendo más profundamente, más allá del nivel superficial. Cuanto más reconocemos la inteligencia de la vida (fuente-espíritu), más nos movemos hacia adentro, hacia el centro. Este "movimiento" hacia el centro avanza a medida que cada forma habitual de pensar colapsa. El pensamiento (creencia, punto de vista, condicionamiento) sólo puede cambiar hacia una mayor visión cuando se ve el pensamiento como lo que realmente es ― ¡un pensamiento! En el nivel superficial del pensar asumimos que lo que pensamos es en verdad la realidad. Esta creencia por sí sola contribuye a un inmenso sufrimiento, confusión y dolor interno. Cuando nos movemos hacia el centro de la espiral nos despertamos cada vez más a lo que es real y duradero. No dejamos de pensar, sino que simplemente vemos los pensamientos como pensamientos, es decir, que ya no nos los creemos en absoluto. Al ser cada vez más conscientes del vasto campo de conciencia detrás y más allá de nuestros pensamientos se crea tranquilidad mental.

La paradoja es ésta ― la evolución de la consciencia sólo parece sucedernos cuando estamos en nuestro estado de mente condicionada, pero en realidad, la Conciencia nunca es afectada por ninguna cosa que hagamos o sintamos.

El pensamiento es siempre "sobre algo"

Aquí hay algunos hechos sobre el pensamiento. Los pensamientos siempre nacen en la dualidad, como correcto/equivocado, bueno/malo, negro/blanco, arriba/abajo, y así sucesivamente, y es por lo tanto crítico. En realidad, sólo existe la conciencia, que siempre es pura, no-dual y total. Pero el pensamiento no puede ver lo-que-es; sólo puede pensar en ello. Por ejemplo, puedes leer libros sobre el amor, escribir poemas y cantar canciones de amor, pero hasta que no sientas el amor en tu corazón, no conocerás el amor. Los pensamientos son todos "sobre" del amor y no son el amor en sí. El pensamiento no puede experimentar directamente y no puede sentir sino a través de la burda emoción relativamente superficial. La mente procesa la emoción superficial como un sentimiento, y si el sufrimiento es profundo entonces lo llama sentimiento profundo; ha perdido el contacto con el sentimiento del corazón y por tanto incluso la verdad le es esquiva.

La Conciencia "simplemente ES"

La conciencia está abierta a cualquier cosa y a todo. No "conoce", porque, por definición, el conocimiento debe ser del pasado; la conciencia es totalmente viva, fresca y nueva AHORA ― vacía de ideas preconcebidas. La conciencia no ve ningún otro estado, y por lo tanto no sufre separación. Dice "sí" a lo que está aquí y ahora, y nunca se resiste. La conciencia acepta todo y no se aferra a nada. Es amor incondicional. La percepción siempre es condicional y condicionada, pero la conciencia no lo es y no puede serlo. La conciencia es vivacidad y la ÚNICA "cosa" real que hay. Es por la gracia de la conciencia que nosotros pensamos y nos emocionamos, pero ella misma está libre del pensamiento. No hay opuesto a la conciencia, sin embargo, el pensamiento existe sólo en los opuestos. El pensamiento por su propia naturaleza divide y clasifica, resiste y excluye.

¿Alguna vez has notado que después de experimentar amor profundo, sentirte vivo e interiormente rico, el pensamiento intenta asumir el control y trata de poseerlo, introduciendo el miedo al rechazo y el miedo al compromiso?

El pensamiento es limitado y depende de la conciencia para su existencia; sin embargo, la conciencia no depende del pensamiento. Así como la conciencia, la presencia inmutable, es la única realidad, el pensamiento es una sombra que aparece como el mundo de la forma y la materia.

La conciencia es la fuente de todo. Es no nacida y eterna. Es Unidad. Es amor. Es todo. Nunca fue creada y por lo tanto no tiene principio ni fin. Es inútil tratar de averiguar la inmensidad de la conciencia (ahora), sin embargo, el pensamiento sigue tratando de hacer precisamente eso. Este "pensar acerca de ello" sólo crea más niebla y confusión y bloquea la simplicidad misma de lo-que-es. Esta es la razón por la que la rendición y el silencio de la mente puede producir esos increíbles beneficios para el despertar de la consciencia.

La conciencia es en sí la inteligencia infinita que actúa a través de nosotros, y aún así es nosotros. Somos esa Fuente y sólo hay ESO. La conciencia es libre, espontánea, abierta, fresca, inocente, viva y totalmente aquí. Por otra parte, el pensamiento es la reacción basada en la memoria, la proyección, el hábito y la supervivencia. Es divisivo, manipulador y estratégico.

¿Qué opinas del pensamiento y la conciencia?

Cuando exploramos la conciencia y el pensamiento, ¿te encuentras juzgando al pensamiento como incorrecto y a la conciencia como correcta? Esta es la naturaleza de la mente ― no puede dejar de juzgarlo todo. Por lo tanto, si esta es la naturaleza de la mente, entonces ¿es incorrecta? Lo importante es ver la acción de la mente simplemente como lo hace la mente y NO quién eres. Tu naturaleza es la conciencia, que utiliza la mente con el fin de promover la supervivencia. Cuando empieces a ver esto con claridad, dejarás que la mente haga lo que tenga que hacer y no identificarte con ella. Esta es la manera en que despiertas a tu verdadera naturaleza. Tú no haces nada para lograr el despertar, sino simplemente te PERMITES ver lo que es real y duradero ― que es la conciencia (tu Presencia).

Los buscadores tienen la idea de que la iluminación significa adquirir un estado constante de conciencia despierta y una mente totalmente aquietada. Esto es una tontería. Nada cambia después del despertar, salvo la comprensión de lo que es real y duradero. La conciencia es no-nacida e inmutable. Por medio de esta conciencia inmutable eres capaz de experimentar los cambios en tu cuerpo y personalidad desde que eras un bebé en la cuna. Todo en "ti" ha cambiado, excepto la propia conciencia que eres. La conciencia es tu verdadera naturaleza y puedes disfrutar NO evitando o controlando la mente, sino incluyéndola (y verla como lo que es.) La mente es un sirviente maravilloso cuando se conoce su sitio. No puedes practicar la conciencia, ya que siempre está ahí, es tu estado natural. por lo tanto, cada vez que la mente "hace de las suyas," simplemente sé consciente de ella y date cuenta de que NO es lo que eres. La mente es reactiva y los temores no resueltos del pasado seguirán apareciendo. Cuando te des cuenta de su "aparición", entonces la propia conciencia de eso, viendo claramente la diferencia entre el pensamiento y la conciencia, los resolverá automáticamente. Así es como la curación tiene lugar. Tú no detienes el pensamiento ― es imposible. Deja que el pensamiento surja y sé consciente de que "es sólo un pensamiento".

El ver la Verdad se hace sin esfuerzo

(simplemente deja de huir de ella)

No hay trabajo que hacer ― todo se hace sin esfuerzo. Lo que es necesario hacer es conocer la diferencia entre el pensamiento y la conciencia. Cuanto más claro se tenga esto, más se puede permitir que se mezclen y sean uno. Por ejemplo, vamos a suponer que la sombra que proyecta tu cuerpo te da miedo y tratas de evitarla. Echas a correr pero te sigue, a la par que tú te mueves. Corres más rápido y más rápido, y te cansas, pero la sombra aún sigue ahí. Entonces, completamente agotado y postrado en el suelo, te da cuenta de que es sólo una sombra inofensiva. ¿Qué ocurre después? Nada ha cambiado, pero tu comprensión te ha liberado del miedo. La sombra sigue ahí, ¿pero a quién le importa? La sombra puede verse como los pensamientos de tu mente. Si intentas controlarlos o deshacerte de ellos, se vuelven aún más reales para ti. Es solamente cuando los ves como lo que realmente son ―sólo pensamientos― que los temores se detienen y eres curado. Los pensamientos son inofensivos a menos que creas que son reales, y entonces pueden ser extremadamente peligrosos. Las emociones destructivas y las fobias, la depresión profunda, las tendencias suicidas y similares no son más que pensamientos que han sido creídos y por lo tanto se han hecho reales.

Todo lo anterior puede parecer abstracto y mentalmente pesado. Siempre es un poco pesado mentalmente cuando estamos frente a un fenómeno nuevo para la mente. Sin embargo, lo importante es darse cuenta de esto ― ¡ya sea esto verdad o no! Puedo decirte que esto es definitivamente cierto y puede reconocerse fácilmente si empiezas a ser consciente de tus pensamientos.

Observa tus pensamientos de momento a momento. Por ejemplo, obsérvate tomando cualquier decisión sencilla (una decisión inconsciente hace real un pensamiento). Con la exploración directa viene el conocimiento directo de la verdad. Indagar en lo que la mente te está diciendo sin juzgarlo como bueno o malo, verdadero o falso, puede ser un despliegue muy enriquecedor.

¿Qué es la presencia inmutable?

Elige un momento para estar tranquilo, preferentemente en un entorno donde haya silencio y no haya teléfonos, multitudes, coches tocando la bocina y así sucesivamente. Simplemente quédate tranquilo y MIRA (presencia, observa, ve) cómo, en realidad, eres sólo la conciencia. Explora la pregunta: "¿Qué soy yo?" e indaga en lo que eres en este momento. Tu nombre, forma y condicionamiento existen en tu pasado, pero en este momento de silencio y vacío, ¿qué eres tú? Tantéalo a través de unos momentos de temor que naturalmente surgirán.

Pronto vislumbrarás que tú eres en realidad la presencia de la conciencia. Esta presencia consciente no tiene principio ni fin. Nunca ha habido un momento en que no hayas sido consciente de que existías. Con el tiempo descubrirás que esta conciencia es verdadera alegría, claridad, libertad, amor y felicidad. Pronto te darás cuenta de que ¡¡TÚ simplemente ERES!! Una vez que aceptas esta verdad inevitable y sin elección, estás despierto y eres libre. La mente seguirá haciendo lo que hace, e incluso puedes disfrutar de sus hazañas a veces oscuras a veces frívolas con humor cósmico.

¿Cómo podemos hacer frente a las emociones?

A estas alturas ya has aprendido que las emociones son pensamientos que se cree que son reales y por lo tanto actúan como sensaciones en el cuerpo. Las emociones significan movimiento de la energía en el cuerpo a través de la creencia. No importa cómo te sientas emocionalmente, no importa lo desesperado o infeliz que seas, siempre está ahí el testigo observador de lo que está ocurriendo dispuesto a ayudar si nos volvemos hacia a él. Este testigo es tu conciencia. La conciencia es amor incondicional y a pesar de los sentimientos de odio a uno mismo o de auto-destrucción, la conciencia se mantiene firme e inflexible. Es sólo la mente la que sufre y crea temor ― el cual es desconocido para la conciencia (Presencia).

Ahora, armado con este conocimiento hay tres pasos que puedes dar que proporcionarán la curación. De hecho, la verdadera transformación ocurre cuando podemos enfrentar el miedo al vacío y la oscuridad interior con ecuanimidad, sabiendo que somos la presencia viva. A veces, esta presencia viva se conoce como "YO SOY".

¿Sabías que la transformación más rápida ocurre cuando aceptas tus momentos más oscuros e invitas a la luz? Repito, esta es nuestra mejor oportunidad...

Nuestra mejor oportunidad es entrar en los lugares
más oscuros y profundos dentro de la experiencia humana y encontrar la Luz.
La luz inherente dentro de nuestra propia Consciencia innata,
y nuestra capacidad de elegir.

De la oscuridad a la luz

Si la oscuridad es inconsciencia, la luz es conciencia. Éstos son los tres pasos a seguir para convertir el pasado en la luz de este momento a través de la conciencia.

  1. En el momento en que te encuentres en un estado de ánimo triste, infeliz, enojado u oscuro, simplemente reconócelo inmediatamente diciendo algo como: "Hay un sentimiento de oscuridad dentro de este cuerpo". A continuación, toma una respiración profunda seguida de una lenta exhalación o suspiro.
  2. Siéntate y observa la sensación en el cuerpo sin etiquetarla como miedo, ira o depresión. Sólo mírala como una sensación de color oscuro en el cuerpo. Busca el área de tu cuerpo que más parece afectada por esta sensación. Si surge cualquier historia como "pobre de mí" o "por qué me pasó esto a mí" y así sucesivamente, entonces date cuenta de que hay una historia que sucede y repite, "¡historia! ¡historia!" y sigue observando esa ubicación y su sensación como un científico mira a través de un microscopio.
  3. Es imprescindible que seas un observador imparcial de toda la sensación sin necesidad de cambiarla o superarla. Te estás amando incondicionalmente a ti mismos durante este proceso de aceptación. Esta sensación oscura comenzará a moverse inevitablemente cuando la estudias sin enjuiciarla. Cuando esta oscuridad empieza a disminuir entonces está claro que se está curando. Si llega a ser tan clara como la luz azul o amarilla dorada o rosa entonces sabes que se ha curado.

Este proceso podría durar entre 1 y 15 minutos. Si haces esto cada vez que te sientas pesado, pronto reconocerás la diferencia entre la conciencia y el pensamiento. Cuando traes conciencia a un fuerte pensamiento (creencia), comenzarás a notar la diferencia entre el pensamiento y la conciencia. Después de un par de veces la distinción entre ambos se vuelve tan clara que comprenderás su interacción.

Eres un ser humano. Así como el pensamiento (mente) es tu parte humana, la conciencia es tu parte del Ser. Cuando empiezas a ver cómo funciona todo en conjunto podrás integrar lo humano y el ser en su plenitud. Sentirás y vivirás en plenitud.

La clara distinción entre el pensamiento y la conciencia

PensamientoConciencia
Dualidad ― piensa en opuestosUnidad
No puede ver ― sólo pensar "en ello"Totalidad
Pasado condicionadoNo requiere conocimiento del pasado
Siempre en el proceso de llegar a serVacía de ideas preconcebidas
Clasifica ― resiste ― excluyeIncluye todo ― dice "sí" a la vida
Conoce desde la memoria y la proyecciónViva, fresca, nueva
Profecías auto-cumplidasLa energía y el corazón de la esencia
Intenta llegar a algún lugarIncondicionada ― sin forma
Mecánico, habitual, estructuradoAmor incondicional
JuzgaEspontánea
Vive en el pasado y el futuroVive totalmente ahora
HumanoSer
TiempoAhora

El pensamiento depende de la conciencia; la conciencia no depende del pensamiento. La conciencia hace que el pensamiento sea posible.