Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Experiencia espiritual

Artículos Advaita - Karl Renz

Experiencia espiritual

Descripción de una cadena de acontecimientos, que llevaron a una experiencia espiritual.

por Karl Renz
Karl Renz

Al final de la década de los ochenta apareció un dolor de cabeza, primero en el cuello y sólo 1-2 veces a la semana. Después de aproximadamente un año, el dolor de cabeza se había convertido en una migraña diaria. Me despertaba con ella y me iba a la cama con ella. Todos los intentos de luchar contra ella no hacía más que empeorarla. Ningún medicamento, ya fuera natural o químico, podría afectarla de ninguna manera. La única manera de escapar era dormir o una especie de meditación, a pesar de que yo había estado siempre en contra de cualquier tipo de "práctica espiritual", pero este dolor permanente me permitía caer en un estado de ausencia cada mañana, justo después de despertarme. En esta condición, el dolor se experimentaba sólo como una luz vibrante en la conciencia. No había ya nadie más que tuviera dolor. Por lo general después de 4-5 horas salía espontáneamente de la meditación y con el "YO" surgía el dolor. Del cielo al infierno. De alguna manera me las arreglaba después para entrar en el estudio y pintar más o menos con éxito, y crear por mi mismo más o menos mi rutina diaria.

De este modo, pasaron alrededor de 4 años, hasta que una mañana ya había salido de esta meditación después de 2 horas y encendí el televisor, para volver a ver las noticias de la bolsa. Coincidentemente una obra de televisión de la BBC, el Mahabharata, estaba en emisión.

El Mahabharata es una epopeya hindú de dioses y héroes en la que el Señor Krishna trata de transmitir al héroe Arjuna en muchas lecciones que él no tiene libre albedrío y que –a pesar de su actitud de vida totalmente pacifista– se verá envuelto en batallas, guerras y matanzas de innumerables oponentes.

En realidad, yo quería cambiar inmediatamente después a la bolsa de valores, porque mientras tanto yo vivía de ello en la medida de lo posible, mi carrera como artista se había movido a cero debido a la migraña, pero algo me impedía cambiar nuevamente. Al principio, con sólo un poco y luego con más interés seguí el progreso de la obra. Al final todos estaban muertos y Krishna se llevó al hermano de Arjuna, Yuddhistra, que entre tanto se había convertido en un verdadero discípulo, al cielo, donde todos sus enemigos habían llegado y estaban pasando su tiempo jubilosamente. Él le preguntó a Krishna por el paradero de sus amigos y familiares a lo que Krishna contestó que todos habían terminado en el infierno. "Quiero estar con mis amigos, la alegría relativa del cielo ya no significa nada para mí", respondió Yuddhistra. Por lo tanto, fue llevado al infierno. Allí vio a todos sus amigos y familiares ardiendo en el fuego del sufrimiento del infierno, y se hundió en la más profunda tristeza del ser. Después de un rato Krishna le preguntó si podía aceptar permanecer en este estado para siempre.

Para entonces yo estaba involucrado de tal manera, completamente identificado con Yuddhistra, que la pregunta iba dirigida a mí. Él o yo respondí: "Sí, no hay deseo de cambio o de evitar el dolor o el sufrimiento, y si esto debe permanecer así por el resto de mi existencia, que así sea". Mientras tanto, mi dolor de cabeza se había incrementado a tal punto, que en este momento se produjo una especie de explosión por la parte posterior de mi cabeza, y una pura luz llenó mi percepción. Este fue un momento de absoluta aceptación de ser. El tiempo se detuvo, Karl y el mundo desaparecieron, y una especie de seidad apareció en una luz deslumbrante, un silencio palpitante, una vitalidad absoluta, perfecta en sí misma – y yo era eso.

Después de una "eternidad" (de 3 a 4 horas de reloj), Karl y el mundo estaban allí de nuevo, pero el dolor de cabeza había desaparecido. En su lugar quedó una aceptación absoluta y el conocimiento de que el tiempo aparece en eso que yo soy, y que lo que soy es antes del tiempo. Que todo lo que es en el tiempo, cualquier sensación, no puede tocar eso que en sí mismo es absoluto, eso que es la vida misma.

A través de una cadena de acontecimientos y circunstancias, que en ningún momento fueron queridos, deseados o influenciados por "Karl" – a pesar de y no a causa de toda la búsqueda – la aceptación absoluta, el amor perfecto, la base primordial de la existencia se había vuelto consciente de sí misma.

Y toda la experiencia nunca fue ni es "mi" o "tu" experiencia, sino que la vida se vive en todo lo que es y no es.

Y tú eres eso. Esa es tu verdadera naturaleza, eterna, antes de la aparición del tiempo y el espacio y todo lo que surge en ello, eternamente virgen: La conciencia absoluta, que se percibe a sí misma en sí misma. La Verdad misma.