Ruta de Sección: Inicio > Libros y extractos > Meditación auténtica

Libros Advaita - Adyashanti

meditación auténtica
descubre la libertad de la conciencia en estado puro

Meditación auténtica

Detalles del libro:

Título: MEDITACIÓN AUTÉNTICA
Subtítulo: Descubre la libertad de la conciencia en estado puro
Título Original: True Meditation
Autor: Adyashanti
Nº de páginas: 94
Editorial: Gaia Ediciones
Año de edición: Septiembre 2008
ISBN: 978-84-8445-197-6

Descripción:

¿Qué pasaría si dejases que todo fuese exactamente tal y como es?

¿Y si dejases de necesitar el control y, en su lugar, abrazases la totalidad de tu experiencia tal y como surgiera en cada momento?

En los catorce años que dedicó al estudio del zen, Adyashanti llegó a la conclusión de que la mayoría de los meditadores veteranos utilizaban la práctica como un fin, en vez de como medio para llegar a un fin.

Invitándonos a realizar el esfuerzo sin esfuerzo que infunde el momento presente, Adyashanti sostiene, sin embargo, que sólo nos abrimos al arte de la meditación auténtica cuando nos libramos de todas las técnicas (incluso de nuestro concepto de meditador) y nos concentramos en el estado natural.

Nos han enseñado que el despertar es difícil, que despertar de la ilusión de la separación puede llevarnos años –nos explica Adyashanti-. En realidad, sin embargo, lo único que necesitas es la voluntad de mirar en las profundidades de tu experiencia aquí y ahora.

Meditación Auténtica te ofrece la oportunidad de recuperar el propósito original de la meditación: hacer de puerta de entrada a la libertad indefinida del ser.

MEDITACIÓN AUTÉNTICA
Puede que seas un principiante en meditación o que tal vez ya lleves mucho tiempo meditando; da lo mismo. Lo importante, en realidad, es la actitud en la que nos pongamos a mediar.
A la hora de acercarnos a la meditación, lo determinante es hacerlo con una actitud realmente inocente; y lo que quiero decir con ello es que esa actitud no esté contaminada por el pasado, por lo que hayamos podido entender de la meditación a través de la cultura, de los medios de comunicación o de las diversas tradiciones espirituales o religiosas a las que pertenezcamos. Tenemos que acercarnos al concepto de meditación con inocencia y frescura.

Adyashanti

Prólogo del editor

Todas las vidas son una especie de laboratorio espiritual donde ponemos a prueba, en el fuego de nuestra propia experiencia, las enseñanzas con las que nos vamos encontrando. Al fin y al cabo, lo más importante no son las verdades que nos cuentan los demás o las prácticas que somos capaces de imitar, sino los descubrimientos a los que llegamos mediante la investigación personal.

Cuando hablé con Adyashanti por primera vez (su nombre significa, literalmente, paz primordial), yo sabía que estaba ante un maestro espiritual que había accedido a algunos descubrimientos muy personales y reales. Aunque él afirmaba haberse despertado del zen, la persona que le animó a empezar a enseñar a la edad de treinta y cuatro años, en 1996, fue su profesora zen de toda la vida, Arvis Justi. Cuando me enteré de que había gente que llegaba a importantes visiones en su presencia, me di cuenta de que yo quería incorporar su aportación al laboratorio espiritual de mi vida.

Así que en noviembre del 2004 asistí a un retiro de cinco días con Adyashanti. Durante ese retiro, Adyashanti dio charlas en las que dejaba que los participantes hablasen con él en público acerca de sus preguntas y de sus preocupaciones más íntimas. Asimismo, le dedicábamos entre cuatro y cinco horas diarias a la meditación en silencio. En ese tiempo teníamos que implicarnos en lo que Adya denomina Meditación Auténtica. La instrucción básica que recibimos en el retiro para orientar nuestras meditaciones silenciosas constaba de dos palabras: no manipulación.

Como yo me había pasado más de veinte años asistiendo a diversos retiros de meditación y había experimentado con docenas de técnicas y de métodos distintos, me sentí un poco desconcertada. ¿No manipulación?, ¿eso es todo? ¿Podía sentarme sin ponerme derecha? ¿Y qué pasaba con el discurso de mi mente? ¿Era esto un verdadero estilo de meditación, o Adyashanti simplemente estaba dándonos la oportunidad de expandirnos en el espacio? De todos modos, ¿qué es la Meditación Auténtica?

Aparte de recibir la instrucción de no manipulación, podíamos leer y contemplar una circular que ocupaba una página. Gracias a Dios, pensé, los demás tal vez estén acostumbrados a Adya y a este método, pero yo necesito más información. La circular podría ayudarme. Decía lo siguiente:

Meditación Auténtica

La Meditación Auténtica no sigue dirección, objetivo o método alguno. Todos los métodos intentan lograr un determinado estado mental. Todos los estados son limitados, impermanentes y condicionados. La fascinación por los estados sólo conlleva a la vinculación y a la dependencia. La Meditación Auténtica es vivir desde la conciencia primordial.

La Meditación Auténtica surge espontáneamente en la conciencia cuando no la fijamos sobre los objetos de la percepción. Cuando empiezas a meditar te das cuenta de que la conciencia está permanentemente concentrada en algún objeto: en los pensamientos, en las sensaciones corporales, en las emociones, en los recuerdos, en los sonidos, etcétera. Esto responde a un condicionamiento mental hacia la concentración y la fijación sobre los objetos. Después, la mente interpreta convulsivamente aquello de lo que es consciente (el objeto) de un modo mecánico y tergiversado. Empieza a sacar conclusiones basadas en antiguos condiciona-mientos.

En la Meditación Auténtica abandonamos todos los objetos a su funcionamiento natural. Esto implica dejar de esforzarse en manipular la conciencia o en suprimir de ésta cualquier objeto. En la Meditación Auténtica ponemos el énfasis en estar conscientes: no en estar conscientes de los objetos, sino en descansar en la conciencia primordial. Esta conciencia primordial es la fuente de la que surgen y desaparecen todos los objetos. Al irte relajando en la conciencia, en la escucha, se irá atenuando la contracción compulsiva de la mente sobre los objetos. Serás más consciente del silencio del ser, que te da la bienvenida al descanso y a la aceptación. Si tu actitud es de abierta receptividad, exenta de cualquier objetivo o anticipación, tu condición natural de silencio y quietud se manifestará con más facilidad.

El silencio y la quietud no son estados y, por tanto, no podemos crearlos ni producirlos. El silencio es el no-estado en el que todas las cosas surgen y desaparecen. El silencio, la quietud y la conciencia no son estados, y nunca los percibiremos totalmente como objetos. El silencio es el eterno testigo sin forma ni atributos. Al ir descansando más profundamente en el testigo, los objetos irán adquiriendo su funcionalidad natural y la conciencia se irá liberando de las contracciones mentales y de las identificaciones compulsivas, regresando a su no-estado natural de Presencia.

En ese momento, la sencilla pero profunda pregunta de ¿ quién soy? revelará que el ser de cada uno es la indefinida Libertad del Ser, y no la tiranía interminable del ego-personalidad; el ser de cada uno es la Conciencia Primordial en la que todos los objetos surgen y desaparecen como manifestaciones del Eterno Ser No Nacido que TÚ ERES.

Me pasé los cinco días del retiro con este papel doblado en el bolsillo de mis vaqueros; alternaba entre la práctica de las técnicas de meditación a las que estaba acostumbrada y la relajación, escuchando y siendo sin más, sin manipulación alguna. Pero tengo que reconocer que, cuando terminó el retiro, mis preguntas superaban a las respuestas. ¿Qué papel ocupa la técnica en la meditación? ¿Funciona este método para meditadores de cualquier nivel o sólo funciona para los practicantes avanzados que lleven años entrenando el aquietamiento de la mente? ¿Qué pasa con la postura y con el dolor físico y emocional que suele aparecer durante la meditación?

Llena de preguntas, me acerqué a Adyashanti para plantearle si estaría dispuesto a trabajar con Sounds True para crear un programa educativo sobre la Meditación Auténtica. Le pareció bien, y el resultado es este libro. Le pasé una lista de preguntas y Adya respondió con dos discursos del dharma acerca de la Meditación Auténtica: uno versaba sobre dejar que todo sea tal y como es y el segundo sobre la indagación meditativa.

Según Adyashanti, los descubrimientos espirituales se autovalidan. Lo más importante no son las afirmaciones de los demás, sino lo que tú observes en tu propio ser. Espero que este libro acerca de la Meditación Auténtica aliente tu propio camino de auténtico descubrimiento, en beneficio de todos los seres.

Tami Simon,
editora, Sounds True
Mayo de 2006, Boulder, Colorado

Selección de textos:

ir a inicio   ir a sección   ir arriba Libros  | Extractos  | Recomendados RSSFacebookTwitter