Ruta de Sección: Inicio > Entrevistas > Alegría Despierta: La Esencia de la Iluminación

Entrevistas Advaita - Yolande Duran

Alegría Despierta: La esencia de la iluminación( 1ª Parte )

Entrevista a Katie Davis por Renate McNay - Concious TV
Awake Joy

Renate: Katie escribió el libro Awake Joy (Alegría Despierta), y vamos a hablar con ella sobre su vida, su trayectoria y su trabajo. Por lo tanto, Katie, la primera pregunta es sobre el subtítulo del libro. ¿Cuál es la Esencia de la iluminación?

Katie: La Esencia esta siempre aquí. Es lo que eres. De hecho, esa es la única pregunta esencial, "Quien eres tú realmente?". Mientras estamos sentadas aquí, disfrutando este momento, ¿qué es lo más profundo? La Esencia, en lugar de la identidad de la forma.

Renate: Bien. Cuando leí tu libro en los últimos días, leí tu historia y, antes de tu despertar, nunca te hiciste la pregunta "¿Quien soy yo?". ¿Tu despertar sucedió de forma espontánea?

Katie: Sí, nunca había oído hablar del despertar o la iluminación y nunca había meditado. Sin embargo, viéndolo en retrospectiva, me doy cuenta de que a lo largo de mi vida siempre hubo esta apertura natural desde que era muy joven; estaba presente en el cuerpo a través de las experiencias de la vida y del negocio que tenia entre manos entonces.

Renate: Podrías decirnos que negocio era?

Katie: En mi etapa de crecimiento, estuve involucrada con la gimnasia y la danza durante catorce años. Mientras era consciente del cuerpo, ambas actividades requerían un alto nivel de concentración y conciencia del momento presente. ¡Especialmente en la gimnasia donde no tienes mucho tiempo para pensar!

Después de la universidad, fui profesora de francés y entrenadora de gimnasia. Luego dejé la educación para abrir un estudio de aeróbicos. Mi enfoque en la enseñanza no era sólo hacia lo externo y en como se sentían los estudiantes, física y emocionalmente, sino que también me centraba en el interior y sobre todo en la respiración. Me parecía importante ser consciente de cómo se sentía mi cuerpo, por lo que el ejercicio físico no era demasiado intenso. Aunque es poco frecuente, durante la euforia del ejercicio, el ambiente se tornaba totalmente silencioso y la experiencia de la vida parecía desarrollarse en cámara lenta.

En 1986, durante la época de atletismo, de repente sucedió algo sagrado. Extrañamente para mi, parecía que estaba percibiendo una nueva dimensión. Como te puedes imaginar, me volví intensamente alerta. De forma espontánea y radical, desaparecí profundamente dentro del cuerpo y estaba cayendo a través de una inmensa y numinosa espaciosidad. Entonces, toda experiencia se desvaneció. Cuando la consciencia volvió, mi origen ya no estaba en el cuerpo. De hecho, el cuerpo de alguna manera estaba muy por encima de mí, aparentemente no afectado, y seguía enseñando aeróbicos. Se hizo extrañamente claro que soy mucho más que el cuerpo y el sentido de mí misma se había evaporado. La integración y la comprensión intelectual duraron doce años.

En 1998, empecé a compartir mi experiencia cuando alguien me pidió ayuda con su sufrimiento. No te equivoques: La autorrealización es el fin de toda separación y, por tanto, el fin del sufrimiento psicológico. Hoy en día, digo a las personas que prácticamente en todo momento, la vida nos esta mostrando el camino hacia el Corazón que somos realmente justo ahora. El maestro está dentro, por supuesto, pero también en todas partes como la vida misma. Sólo tenemos que prestar atención a lo que es, y estar presente como ese sentido orgánico de ser. Debes tener curiosidad de lo que está dentro de ti y abrirte – abrirte realmente a lo desconocido.

Renate: Es muy fácil olvidarse de estar presente.

Katie: Sí, esto es lo que el ego desea.

Renate: La mente viene y nos aleja.

Katie: Sí, es un hábito muy arraigado y hemos estado viviendo de esa manera toda nuestra vida. También hemos vivido con esta suposición primaria de que somos esta separada sensación de yo, desde que nuestros padres nos enseñaron a señalar el cuerpo y decir ""yo".

Renate: Fuimos programados.

Katie: Nosotros nunca investigamos la verdad. Somos más que una imagen mental que está apareciendo en el tiempo en forma de cuerpo. Cuando nos identificamos con el concepto del "yo", es imposible estar eternamente presentes. El ego está casi siempre presente, a menos que haya una bella circunstancia, como la sensación que se experimenta al contemplar una puesta de sol.

Renate: Sí

Katie: En ese momento de asombro, por breve que sea el tiempo, el velo se cae y nos salimos del tiempo para entrar en la presencia. El apego al ego-yo, es solo un hábito inconsciente.

Renate: Así es. ¡Un gran hábito¡ ¿Así que todo comenzó en una clase de aeróbicos que diste? En un momento de euforia. ¿Podrías explicar que pasó?

Katie: De hecho no era una experiencia inusual. Estoy segura que muchas de las personas que nos están oyendo, han tenido experiencias similares. Aunque también tengo que aclarar que no hay nada casual en lo que estoy diciendo. Una subida de adrenalina o un momento de euforia, no genera esto o aquello, sin embargo, cada vez que estamos presentes de esta manera y la mente se desvanece, hay una oportunidad de darnos cuenta de algo que es más profundo que esta realidad externa o realidad superficial. Lo que es raro es cuando la experiencia se desarrolla en cámara lenta. Te vuelves intensamente alerta. Podrías experimentar esta sensación cuando se deforma el tiempo justo antes de un grave accidente automovilístico, o tal vez durante el último trance de un baile. Todo lo que puedo decir es que mas allá de ese velo delgado y atemporal, el "yo" puro de lo divino te está seduciendo. ¡Si te atrapa, es un milagro!

Esta divinidad no es algo que el ego alcanza, se transforma o adquiere. Es lo que eres en esencia. Está dentro de ti ahora y es accesible para todos los seres humanos. La autorrealización es un cambio radical de identidad solamente. Es muy útil para salir del tiempo, o más bien para darse cuenta de lo que es la atemporalidad.

Renate: Sí, pero también se menciona en el libro que has trabajado muchos años con tu cuerpo y que esto fue importante en tu apertura... o sentiste entonces que era importante.

Katie: Sí, mirando en retrospectiva, siento que el cuerpo fue de importancia primordial. Es una maravillosa herramienta para salir de tiempo, ya que siempre está apareciendo aquí y ahora; nunca en el pasado o en el futuro. Cuando somos conscientes del cuerpo, al sentirlo o al respirar, desviamos la atención del pensar compulsivo. La atención se desplaza sin esfuerzo de la cabeza al cuerpo y a la presencia atemporal.

Renate: En otras palabras, vives plenamente el cuerpo – lo que muchos de nosotros no hacemos, porque estamos atrapados en la mente. Entonces durante los aeróbicos, ¿estabas reabsorbida por lo Absoluto, supongo? ¿Y tu cuerpo, dices...?

Katie: Sí, toda experiencia consciente se desvaneció. Me di cuenta de quién soy más allá de la consciencia. Y cuando volví a ser consciente, mi origen ya no provenía del cuerpo y la idea de Katie se había ido. ¡Imagina! Allí estaba yo con mi negocio de aeróbicos llamado "Body by Katie" ['Cuerpo de Katie'], y en un instante, no tenia ni un cuerpo, ni a Katie. Era bastante desconcertante. No tenía idea de lo que había ocurrido.

Renate: Y no había ninguna referencia. ¿De repente no tenías ningún punto de referencia?

Katie: Así es

Renate: ¿Entonces como fue?

Katie: Bueno, había esta sensación indescriptible, profunda y sagrada de que yo soy. Yo soy el ser radiante que es profunda quietud y felicidad extática. La intensidad con el tiempo se disipó y se podría decir que soy la alegría tranquila que está siempre presente; Alegría Despierta. Esto es lo que soy y lo que eres. Es la esencia de lo que somos, independientemente de lo que está ocurriendo en la vida. La alegría consciente es a pesar de lo que está sucediendo en el cuerpo llamado Katie y en la vida. Siempre está aquí, así que no hay que conseguirla. Está presente ahora y es causada por nada. ¿Como podría ser? Ya está aquí. Si la felicidad eterna realmente existe, sin duda debe estar aquí y ahora.

Renate: Sin embargo, creemos que sólo podemos darnos cuenta por la Gracia.

Katie: Bueno, la pregunta que mencionas es interesante. Tan pronto como hay un practicante que está tratando de llegar a ser algo más en el futuro, estamos tratando con el tiempo y la experiencia del ego. No puede transcurrir más tiempo para estar libre del tiempo. No puede haber más experiencias para darse cuenta de eso que está libre de la experiencia. No puedes convertirte en lo que ya eres. No nos acercamos a la Auto-realización (realización del Ser o Sí mismo) de la misma manera que aprendemos nuevas habilidades en la vida. Por ejemplo, si queremos aprender alemán, podemos asistir a clases para aprender a conjugar los verbos y adquirir nuevo vocabulario, de esta manera podríamos hablar el idioma en el futuro. Para la realización del Ser, giramos la atención a lo que ya está dentro de nosotros realmente. Las prácticas pueden ser útiles para la concentración de la mente, lo cual es importante, sin embargo, una mente enfocada sigue siendo mente. En algún momento, la atención se desplaza de forma natural a ese punto de referencia personal "yo". Bueno y, ¿quién es este? ¿Quién es "yo"? ¿Es cierto que el pensamiento "yo" señala sólo al cuerpo? ¿Quién eres realmente en el núcleo del ser?

Renate: Entonces la pregunta es, "¿Quién soy yo?" Al igual que Ramana Maharshi dijo.

Katie: Sí. La auto-indagación (investigación en el Ser) se utiliza con frecuencia en estas enseñanzas, ya que es muy exitosa. No es un método y tampoco una pregunta que se hace intelectual o filosóficamente – "¿Quién soy yo?" y luego piensas en ello. La auto-indagación no es una práctica. Esa sola pregunta elimina el punto de referencia de que el practicante es el cuerpo, y de forma espontánea levanta el velo ilusorio que es el ego-yo. La pregunta rompe con el apego y lleva la atención hacia el interior. La identificación con ese pensamiento ata un nudo entre la conciencia del cuerpo y la consciencia pura. El secreto es que, a pesar de que es sólo una palabra como cualquier otra palabra, ese ego-yo es un estado alterado de consciencia y, por tanto, tiene en su interior la consciencia pura. El "yo", es tanto el nudo y como la clave. Por supuesto, la identificación con ese pensamiento requiere tiempo. Si no hay tiempo – no hay ego.

Renate: Si, si

Katie: Y así, para la realización del Ser, abandonamos "el yo y mi historia". En el pasado, estábamos tratando de mejorar un falso yo; una versión ficticia de un "yo" mas feliz. Ahora nos estamos dando cuenta de lo que es antes de mi y de mi historia. ¿Quién eres tú antes de la idea de "yo soy el cuerpo"? ¿A quién se aparece este "yo" pensamiento? ¿De dónde surge? En un primer momento con la auto-indagación, puede haber solamente una pequeña sensación, y esto es bastante normal. Algunos, tal vez, tienen una visión o un satori [término japonés de comprensión]. Pero si continúan haciéndose esta simple pregunta, libre cada quien de practicarla, se disuelve ese estado alterado de consciencia. Solo queda el "Yo" puro. Sin embargo, la auto-realización es darte cuenta de que eres la totalidad. No hay una sola cosa que la realidad última no sea ahora. Sin embargo, si estás atormentado con el apego al pensamiento condicionado y a su tiempo, la auto-indagación es una buena herramienta para darte cuenta de que siempre estás en casa como el Corazón. La antigua vida se ocupa sólo de la naturaleza y de todo lo que puede ser detectado por los sentidos físicos. Si bien el cuerpo es hermoso y clave para un despertar inicial, lo que eres en realidad es anterior a la experiencia del cuerpo. Aférrate al pensamiento "yo" y en lugar de buscar la iluminación, date cuenta quién es el "yo" en realidad.

Renate: Solo hacerse la pregunta...

Katie: Sí. ¿Quién es "yo"? Seguirlo a casa de donde nunca se fue.

Renate: Regresemos un momento Katie. Cuando esta experiencia ocurrió –o cuando el cambio de percepción tuvo lugar– ¿sabías lo que estaba pasando?

Katie: No tenía ni idea

Renate: ¿Como lo descubriste? Dijiste que nunca leíste libros sobre el tema antes del despertar.

Katie: Bueno, yo ni siquiera sabía cómo llamarlo. Se necesita al menos una palabra de referencia como "despertar", "iluminación" o "auto-realización" para indagar. Pero como ves, realmente fue una bendición. Fue imposible adquirir conceptos o creencias. No podía haber ninguna duda de que era espiritual. Conocí maestros espirituales, sacerdotes, psicólogos e incluso psiquiatras. Sin embargo, todo lo que pude comunicar era que, al igual que cuando despertamos de una pesadilla y nos sentimos aliviados al descubrir que sólo estábamos soñando, podemos despertar de este sueño diurno de la mente, al darnos cuenta de que lo que somos en realidad –y que siempre hemos sido–, esta completamente más allá de esta mente dividida, de sus emociones y del cuerpo. Nadie sabía de lo que estaba hablando.

Renate: Fue interesante porque, después que sucedió eso, pasaste por un momento difícil. Tu identidad ya no estaba y tu hija tuvo un accidente de coche.

Katie: Todo se vino abajo

Renate: Completamente

Katie: Ahora veo que aquellos no eran solamente tiempos de destrucción, sino más bien como el capullo de la mariposa que se desprende.

Renate: Si.

Katie: La mayor vida que somos simplemente da paso a lo nuevo. Cada aspecto de mi vida fue transformado. No necesitamos transformar nuestra situación de vida para estar en alineamiento. Se transforma de forma natural, porque ya no estás mirando a través del velo de la separación. Así que, si realmente nos damos cuenta de quiénes somos, entonces la situación de vida y lo que solíamos pensar como persona, se transforma por sí mismo. De hecho, en el momento en que piensas que puedes hacer algo, el ego-yo está de vuelta y ese es el obstáculo.

Renate: Sí. Sólo quería decir que la única cosa que tenemos que dejar ir es al hacedor, el que está haciendo constantemente.

Katie: Sí, todo se hace sin alguien separado que es el hacedor. La palabra "yo", la usamos todo el tiempo y ese no es el problema. Es el apego al concepto mental y al cuerpo como identidad lo que provoca la ilusión de la separación. No tienes que ir más allá de la brecha de dolor para estar allí. Eres este magnífico Corazón que lo es todo y luego te identificas con una pequeña fracción llamada "yo". El ego-yo siempre será una fracción, no importa cuántas otras fracciones intentes agregar, ya sean cosas, circunstancias o personas; el ego no puede percibir la totalidad o unidad. La sensación de carencia no es causado por algún otro. Está en la idea errónea de ser una fracción.

El ego siempre tiene cierta sensación de amenaza. Después de todo, otras fracciones pueden abandonarte. Del mismo modo, nunca nada es suficiente. El ego siempre deseará más para poder camuflar su sensación de carencia. El lema del ego siempre será "más". Claramente, una fracción nunca puede ser el todo. Mientras tanto, dentro de la brecha de dolor, la persona está sufriendo, sea consciente del hecho o no.

Lo que me gustaría que todos escucharan es que la auto-realización es el fin del sufrimiento psicológico. Esta es una verdadera posibilidad para cada ser humano ahora mismo. No requiere de veinticinco años en una cueva oculta en las montañas del Himalaya. Además, al igual que una flor no necesita aprender a florecer, no es necesario aprender a ser lo que ya eres. De hecho, ya que eres más allá de la percepción y el conocimiento, la iluminación no se puede entender intelectualmente. Sólo puedes aprender lo que no eres. Quédate quieto. Observa lo que está dentro de ti.

El ego basado en el tiempo está soñando en el pasado, proyectando ese pasado memorizado en un futuro imaginario y luego vuelve a caer en el dolor de más pasado. No es de extrañar que las situaciones de la vida parezcan frustrantes y sobre todo repetitivas; como un círculo vicioso. La mente fabricada por si misma sólo puede acceder a lo conocido, basándose en experiencias pasadas, y por lo tanto es limitada – mientras que tú eres el campo desconocido de infinitas posibilidades.

Quédate quieto. Date cuenta de lo que es aquí y ahora. Sal del tiempo estando completamente presente en el cuerpo. La auto-realización no es un asunto trivial. A medida que la consciencia se transforma, o mejor dicho, mientras los falsos estados desaparecen, el mundo se transforma. Este es el final del tiempo, de la separación y la carencia, y por lo tanto el fin del sufrimiento. ¿No valdría la pena, al menos echarle un vistazo?

[Silencio]