Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > ¡La maravilla de ser tú!

Diálogos Advaita - Burt Harding

¡La maravilla de ser tú!

por Burt HardingThe Awareness Foundation
La maravilla que eres

¿Qué significa "ser 100% responsable?"

En tu folleto "¡Sólo hay TÚ!" has mencionado que el secreto del despertar-claridad es ser 100% responsable. Estoy un poco confundido acerca de esto, ¿podrías explicarlo?

Esto ha sido mencionado muchas veces por los sabios a lo largo de los siglos, pero aún sigue estando poco claro, porque creemos que somos el yo personal (ego). Ramesh Balsekar dice que su única enseñanza es esta: "¡Sólo hay la Voluntad de Dios!", pero ha sido muy mal comprendido. En las enseñanzas Advaita decimos: "No hay hacedor". Suena contradictorio, como lo son siempre las palabras, pero el significado es siempre el mismo. Nuestro cerebro izquierdo ve las palabras expresadas en un libro y luego concluye con su propio entendimiento.

Yo también estoy utilizando palabras, pero, voy a intentar en lo posible que sea fácil captarlo mentalmente. Vamos a empezar con el conocimiento obvio de la sensación-sentida de "yo" (felt-sense of "I"). Centrémonos en este conocimiento de "yo soy". Si yo te preguntara: "¿Quién eres tú?" Es probable que digas "Yo soy Juan, un hombre de negocios..." en otras palabras, te refieres a ti mismo con esta sensación de "yo". No podemos escapar de esta sensación de "yo" y nos acompaña donde quiera que estemos. Siempre estamos asumiendo esta sensación-sentida dondequiera que vayamos.

Dondequiera que vayas, hagas lo que hagas o pienses o sientas o experimentes, siempre eres "tú". Este "tú" es la sensación-sentida de "yo". Tú eres todo lo que siempre experimentas dondequiera que estés.

Este sensación-sentida de "yo" lleva consigo la creencia de que es el cuerpo-mente de "mí" y ni siquiera se cuestiona. De hecho, esta creencia es la creencia más fuerte inherente a la humanidad. ¿Por qué? Simplemente porque es la primera etapa de ser espiritual. Es el primer peldaño de la escalera. A menudo se le llama ego o yo.

Si yo te pregunto, "¿Qué es lo que más quieres?" Empezarás a pensar y luego probablemente digas, "quiero ser famoso" o "quiero ser rico" o "quiero ser rico y poderoso" o "quiero estar iluminado", y así sucesivamente. Pero la verdad del asunto debería ser evidente, y es esta ― "¿quién quiere estas cosas y para quién" y la respuesta es obvia, "para mí".

Una vez una mujer, al hacerle esta pregunta, dijo que lo que realmente quería era la felicidad y el bienestar de su hijo. Entonces le pregunté: "¿Quieres esto para cualquier hijo en la tierra?" Y ella respondió, "No, sólo (para) mi hijo". Ella no pudo ver que esta sensación-sentida es un "yo" que está centrado totalmente en "mí" y "mío".

Esta sensación-sentida se da por sentada y casi nunca se pone en tela de juicio y se conoce en la jerga espiritual como "estar dormido". Esta es la razón por la que Bhagavan Ramana Maharshi solía decir, "Pregunta '¿quién soy yo?' y finalmente descubrirás lo verdad última del Ser".

 

Entonces, si esta sensación-sentida está establecida en ti y ves su obviedad podemos ir al paso #2 en nuestra comprensión. Este segundo paso nos llevará más lejos hacia la Realidad evidente. La pregunta es la siguiente: "¿No es esta sensación-sentida la misma en todo el mundo?" En otras palabras, "No siente y responde todo el mundo como 'yo'?" Por supuesto, es obvio cuando se señala. Por favor, recuerda que la Realidad es simplemente VER lo que es obvio. Krishnamurti dejó en claro que no vemos lo que es obvio hasta que alguien simplemente lo señala. El despertar es ver lo obvio en la Vida. A menudo implica que nuestras creencias incondicionales preconcebidas sean sacudidas para ver lo que está delante de nuestros ojos todo el tiempo.

Este ego-yo de poca monta ni siquiera puede comprender que el AHORA es todo el tiempo y es a su vez atemporal. Sin embargo, si estuviéramos vigilantes en el momento veríamos claramente que no ocurre nada fuera del AHORA. Y, en el AHORA mismo, estamos más allá del tiempo. Es como cuando estamos tan absortos en algo y decimos que "el tiempo vuela". Tú eres literalmente este AHORA mismo.

Este "yo" que has tomado como este "tú" personal es creído por todo el mundo que prácticamente ves. Prácticamente todos los seres humanos en esta tierra creen lo mismo a excepción de algunos seres excepcionales que se han dado cuenta de la verdad obvia y viven libres.

Puesto que cada uno es lo mismo que tú, es decir, creen que son esta sensación-sentida de "yo", entonces automáticamente nos movemos en un reconocimiento muy profundo, y es este: "todos somos lo mismo por debajo de la apariencia del cuerpo".

"¡¡GUAU!! ¡¡Esto es una pasada!!" fue la exclamación de unas pocas personas que reconocieron esta simple verdad. Y, centrándose más en ello provocó un nivel muy alto de visión que entusiasmó el espíritu aún más. Fue este ― si todas las personas son iguales debajo de la forma entonces sólo hay un espíritu que anima a todo ser humano viviente. ¡Está bien! ¡Todos somos UNO! Vamos a ver lo que esto implica en nuestra comprensión…

  • "Si te hago daño entonces llevo el escozor de ese sentimiento en mí."
  • "Si estoy resentido con alguien entonces ese resentimiento está en mí."
  • "Si estoy enojado con todo lo que siento, me he convertido en lo que siento, soy yo quien está llevando la carga."
  • "Si pienso mal de ti entonces no me siento cómodo cuando estoy contigo. Mi malestar es mi propia responsabilidad."
  • "Si no me gusta lo que me hiciste entonces ese 'no gustar' está en mí."

Por supuesto podemos seguir y seguir para siempre afirmando que todo lo que sentimos, nos emociona o experimentamos es lo que "yo" estoy sintiendo o experimentando. Cuando estamos ofendidos, culpamos a algo o a alguien de haberlo ocasionado sin darnos cuenta de que nuestra ofensa la hemos creado nosotros. El Curso de Milagros dice: "Nunca estamos enojados por la razón que creemos". El miedo, la culpa, la vergüenza, la ira y así sucesivamente son formas en las que culpamos a otros o a nosotros mismos por lo "ocurrido".

Culpar es un escape para no mirar lo que es evidente. En el momento en que nuestra mente juzga algo de acuerdo con su educación religiosa o condicionamiento de la infancia y dice: "Esto está mal" se crean automáticamente pensamientos negativos que acarrean la culpa, el miedo, la ira, la depresión, la ansiedad o cualquier sentimiento negativo. Y sin embargo, no vemos la evidente creación propia. Cuando se ve que ha sido creado por uno mismo entonces nos culpamos a nosotros mismos, lo que agrava la culpa y la sensación de inseguridad. En otras palabras, no somos capaces de ver lo que es obvio.

 

Ahora bien, si hemos comprendido lo anterior, estamos listos para avanzar aún más profundamente en la Realidad del Ser; en esta "sensación-sentida" de "yo". Y, el siguiente paso es este ― todos somos Uno. "¡¡GUAU!! ¡Vaya reconocimiento que es este!" "Estoy impresionado por este reconocimiento!" Y con razón, porque no hay un "yo" personal, pues era sólo la etapa de guardería del ver. No hay "otros", tampoco. No hay ningún "mí" en absoluto ― sólo hay este "Yo" que mantiene latiendo mi corazón, que mantiene mi cuerpo, que mueve la tierra, que creó este mundo y parece como si se tratara de "mí", cuando en verdad es este infinito "Yo" Cósmico.

Cuando Adyashanti dijo algo como esto: "Tú crees que es el tú personal el que está viendo pero en verdad es Dios mirando a través de tus ojos". Fue una revelación para muchos de los que estaban dispuestos a escucharlo.

Nunca ha habido y nunca habrá un "yo" egoico personal , sino sólo el Ser Universal (VIDA) actuando en forma humana para experimentar y reconocerse a sí mismo.

Si empiezas a ver esta gloriosa verdad, entonces surge la gratitud ― ¡el reconocimiento del amor incondicional y la libertad de espíritu en TI! Ahora empiezas a ver que lo que experimentas en los pensamientos, sentimientos y emociones son tu responsabilidad ― ¡¡100% tu responsabilidad!! Tú eres esta sensación-sentida de "yo" que parece ser "tú" (ego), pero en verdad es el Espíritu Infinito con un nombre y una forma. Por lo tanto, tú eres 100% responsable incluso cuando ves a un tullido delante de ti, porque el mismo ver crea la limitación en "ti" y por lo tanto eres responsable de esa sensación y ese ver.

Quien reconoce la verdad del ser no ve el yo superficial sino el Espíritu residente. Cualquier juicio basado en la apariencia es un juicio hacia uno mismo, lo creas o no. De hecho, comprueba tu nivel de energía cuando ves algo que no te gusta y reconocerás la pérdida de fuerza física. A veces podemos perder hasta un 50% de nuestra energía por detestar u odiar algo.

 

"¡Estoy empezando ahora a comprender!" Si dices esto, entonces enhorabuena, porque está claro que estás listo para este "saber". Y ahora nos movemos hacia este siguiente paso, que nos trae curación, abundancia, paz, amor y alegría a nuestra vida. Se trata de "practicar" esta omnisciente "sensación-sentida" de "yo". Esta "sensación-sentida" de "yo" es ahora el reconocimiento de que somos Dios, Unidad, Infinito y Creadores de nuestra Vida y destino. No más escapes o excusas. Somos 100% responsables.

Esta es la forma de proceder...

  1. Haz una pausa durante unos pocos minutos al día, luego desde tu saber sincero de que eres amor (¿y qué otra cosa puedes ser?), di "Te amo" al Espacio Infinito de ¡todo-lo-que-Es! Dilo unas cuantas veces.
  2. Tras expresar el AMOR que eres (unidad ― los demás son tú) luego continua diciendo, "Perdóname por las limitaciones que he causado a mi cuerpo/mente por sufrir el miedo o la ansiedad o la vejez, etc." Pon en práctica este perdón durante el día cada vez que juzgas a los demás o a ti mismo (porque sólo hay unidad). Te perdonas a ti mismo cada vez que mientes, engañas, estás resentido, disgustado, o te sientes limitado.
  3. Por último, dices "Gracias, gracias" a Todo-Lo-Que Es, y la gratitud comenzará a despertar en ti.

Esta "práctica" se convertirá en una parte tan normal de ti que te encontrarás haciéndola cada mañana al despertar, cada mediodía, a la hora de comer y todas las noches al ir a la cama. Te enriquecerá más allá de las palabras, y eso es una garantía.

Ahora que has leído esto y reconocido su Verdad, comienza en este mismo momento a decir "Te amo" al Ser Infinito y empieza a sentir la sensación de vitalidad y unidad, amor y paz. ¡¡Pronto comenzarás a SENTIR lo grande y libre que eres!!