Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > ¿Viene usted de las enseñanzas advaita?

Artículos Advaita - Greg Goode

¿Viene usted de las enseñanzas advaita?

por Greg Goode Noviembre de 2014 (science and nonduality)
Vacuidad

Cuando empecé a estudiar las enseñanzas del vacío en serio, yo ya estaba familiarizado con las enseñanzas advaita de estilo-conciencia durante muchos años. Por "enseñanzas de estilo-conciencia" me refiero a las enseñanzas para las que la conciencia global no-fenoménica o Brahman es un elemento fundamental. Estas enseñanzas incluirían el Vedanta-Advaita tradicional de Shankaracharya, así como las enseñanzas que vienen de Ramana Maharshi, Nisargadatta Maharaj, Ranjit Maharaj, Sri Atmananda Krishna Menon y otros. Yo estaba familiarizado con todos ellos.

Así que cuando empecé a estudiar las enseñanzas del vacío, me pareció totalmente natural equiparar el "vacío" en la nueva enseñanza con la "conciencia" que se menciona en mis enseñanzas anteriores. En realidad, esto causó confusión por mi parte, e hizo mucho más difícil de comprender lo que incluso los mejores maestros del vacío estaban hablando.

Así que pensé en reunir unas indicaciones ¡por si pudieran ayudarte a evitar la confusión que experimenté!

En las enseñanzas de la conciencia a menudo puedes ver listas de nombres para el innombrable. Algunas veces están en mayúsculas, otras veces no: conciencia, consciencia, el innombrable, realidad, verdad, ser, claridad, Dios, amor, conocimiento, esidad, unidad, singularidad, yo, principio-yo, y a veces incluso vacío, vacuidad o "plenitud-vacía". Todos ellos se utilizan más o menos como sinónimos para apuntar a la realidad única que está más allá del apuntar, pero que es de lo que el yo y todo está hecho.

Si estás acostumbrado a estas enseñanzas y luego asistes a una clase o lees un libro sobre el vacío, será casi inevitable que realices una sustitución mental, mientras te familiarizas con las nuevas enseñanzas. Oirás hablar sobre el "vacío" y te dirás a ti mismo "conciencia".

Tardé un tiempo en comprender esto, pero las enseñanzas del vacío no se consideran a sí mismas como una versión de las enseñanzas de la conciencia. Cuando las enseñanzas del vacío dicen "vacío" no significa "conciencia" en absoluto. No se refieren a nada más allá de los fenómenos, lo que me desconcertó al principio. En cambio, las enseñanzas del vacío se refieren a algo más parecido a la impermanencia de los fenómenos, o a la contingencia, no objetividad, o relacionalidad de los fenómenos.

¿La verdad?

Si comienzas a estudiar las enseñanzas del vacío después de pasar tiempo con las enseñanzas de la conciencia, puedes empezar a preguntarte, "Ok, así que ¿qué enseñanza es cierta? Parecen tan diferentes. O hay una conciencia global o no la hay". ¿Cómo contestar esas preguntas desde dentro de las propias enseñanzas de la conciencia? Dependiendo de la variedad de la enseñanza de la conciencia, la reacción a preguntas como éstas bien podría afirmar que son un no-tema: estas preguntas, como cualquiera mentaciones, se puede decir que no son nada más que surgimientos en la conciencia global. Por lo tanto, las preguntas posiblemente pueden no ser relevantes. Observa que cuando las preguntas son vistas de esta forma, el efecto no es un movimiento hacia la pregunta, sino un alejamiento de la pregunta. Este movimiento de alejamiento equivale a una declaración que ya asume que la enseñanza es cierta.

Las enseñanzas del vacío, sin embargo, abordan estas cuestiones de manera más crítica y profunda. Las enseñanzas del vacío no se consideran a sí mismas como la verdad. En su lugar, se someten a su propia investigación. Las enseñanzas del vacío suponen una crítica radical de las nociones de verdad e independencia objetiva. Esto es parte de cómo uno realiza que el vacío está vacío. Las enseñanzas se contemplan a sí mismas. Nagarjuna es capaz de decir: "Si tuviera una posición, sin duda se podría encontrar falla en ella. Como no tengo posición alguna, ese problema no surge". Las enseñanzas le permiten a uno investigar cómo puede ser esto. El reflexivo proceso de auto-examen se convierte en parte de las enseñanzas, y trae paz profunda sobre cuestiones tales como "¿Qué enseñanza es cierta?"

Similitudes

Hay similitudes entre las dos enseñanzas que me hicieron en un principio pensar que eran idénticas. Por ejemplo, aquí hay algunas similitudes:

Objetivos
En las enseñanzas de la conciencia, el objetivo, o al menos una forma de describirlo, es realizar que eres esta misma conciencia que constituye el mundo entero. En las enseñanzas del vacío, el objetivo es realizar que tú y todos los fenómenos son vacíos. Y en ambos casos, la realización del objetivo conduce a la paz, la libertad y la felicidad.

Terminología
La conciencia (awareness) y el vacío (emptiness) están ambos valorizados, son términos clave en sus respectivas enseñanzas. Los términos incluso suenan un poco igual.

No-Objetividad
Según ambas enseñanzas, las personas y otros fenómenos no existen objetivamente. Ya se trate de un cuerpo, una sustancia material, un pensamiento o un concepto, ambas enseñanzas sostienen que no existen de manera independiente.

Análisis
No todas las enseñanzas de la conciencia son iguales en este sentido, pero en las enseñanzas tradicionales del Vedanta Advaita, así como en las enseñanzas de la vía directa de Atmananda, la auto-indagación incluye actividades inferenciales enfocadas como el análisis lógico en el camino a la realización. Y las enseñanzas del vacío tienen también esta característica inferencial enfocada y analítica.

Origen
Ambos conjuntos de enseñanzas se originaron en la antigua India. De hecho, Gautama, quien más tarde se convirtió en el Buda Shakyamuni y el fundador del budismo, fue criado en la tradición védica hindú, que dio lugar a las enseñanzas vedánticas. Es algo así como en el caso de Jesús que fue criado como judío. (Por cierto, Occidente tiene enseñanzas que son sorprendentemente similares a las enseñanzas budistas del vacío, por ejemplo, las enseñanzas de Sexto Empírico, Ludwig Wittgenstein, Jacques Derrida y Richard Rorty, que se desarrollaron de forma independiente.)

Diferencias

¿Dónde estudiar las enseñanzas?
Las enseñanzas de la conciencia son muy fáciles de encontrar en estos días. Hay satsangs, retiros, talleres, conferencias, FaceBook, Google+, portales, redes sociales, y muchos sitios web personales. Y, por supuesto, hay bastantes libros y algunas editoriales especializadas en estas enseñanzas.

Mientras escribo esto, en enero de 2012, las enseñanzas del vacío son mucho más difíciles de conseguir. Uno, por lo general, para recibir estas enseñanzas debe acudir a un centro de Dharma budista, y luego no todos los centros de Dharma tienen clases sobre el vacío. Los centros budistas tibetanos y chinos pueden tener clases sobre el vacío, pero a veces estas clases se dan sólo en lenguaje tibetano o chino. Hay algunas clases en Madhyamika o filosofía budista que se enseñan en colegios y universidades. Y a veces los profesores ofrecen seminarios públicos, no académicos. En cuanto a los escritos, cuando se incluyen las variedades occidentales de lo que estamos llamando las enseñanzas del vacío (que incluyen diversos tipos de áreas no esencialistas de la cultura), entonces hay escritos que se cuentan por miles. Según el autor (ya sea oriental u occidental), la lectura puede ser bastante difícil.

Esencia/No Esencia
En las enseñanzas de la conciencia, se dice que la conciencia es la esencia de todas las cosas. De hecho, las "cosas" no son realmente cosas en absoluto; sólo existe la conciencia. La suma y la sustancia de todo es la conciencia. La indagación no-dual procede a menudo de manera reductiva, donde uno mira el mundo, el cuerpo y la mente, y los experimenta de diferentes formas pero no puede haber ninguna realidad separada o distinta de nada de eso. Todo consiste solamente en la conciencia.

En las enseñanzas del vacío, no hay esencias. Las cosas se dice que están vacías, pero no se dice que están hechas de vacío. Las cosas físicas se componen de varias piezas, partes y componentes, todos los cuales están vacíos. El vacío no es una sustancia de ningún tipo. Más bien, es un nombre para expresar cómo existen las cosas – de forma interdependiente.

Ser/No Ser
En las enseñanzas de la conciencia, conciencia = yo y yo = conciencia. La conciencia es el Ser.

En las enseñanzas del vacío, se me dice que yo soy vacío, pero no estoy hecho de vacío. Cuando las enseñanzas del vacío dicen que no hay un yo, están negando la idea de una esencia que existe independientemente sin partes, sin fisuras, unificada, que se supone es la base de la identidad a través del tiempo y el espacio. Ese tipo de yo no se puede encontrar en ningún lugar, no importa lo cerca que se mire. Pero sí se dice que el yo vacío existe. Este es el yo que es una designación informal conveniente. Es un indicador de posición, un poco de taquigrafía para referirse a un complejo psicofísico en constante cambio. Y debajo de este complejo no hay una sustancia o naturaleza fundamental. (Algunas enseñanzas budistas Mahayana, como el Tathagatagarbha y las doctrinas Dharmakaya, se acercan mucho a la afirmación vedántica de un yo-Atman. Pero las enseñanzas del vacío de Nagarjuna, Chandrakirti y Tsong-kha-pa no afirman nada como eso. Las enseñanzas del vacío occidentales congruentes no postulan tampoco ningún yo-Atman esencial.)

Dependencias
En las enseñanzas de la conciencia, a veces se dice que las apariencias dependen de la conciencia. Pero nunca se dice que la conciencia depende de las apariencias. La conciencia existe por sí misma, no en función de cualquier otra cosa. En última instancia no hay nada más. Cualquier dependencia sólo es unilateral.

En las enseñanzas del vacío, las dependencias son bilaterales. No sólo las cosas dependen del vacío; el vacío depende de las cosas también. El hecho de que el vacío dependa de las cosas es la razón por la que el vacío es vacío: no flota libremente o es independiente. El vacío depende de su base de designación (como la taza), así como de la cognición y la convención verbal. Depende de ser etiquetado como tal.

Cantidades
En las enseñanzas de la conciencia, nunca se dice que hay muchas conciencias globales. El lema no-dualista dice: "No dos".

En las enseñanzas vacío, hay muchos vacíos, no una gran vacuidad general. Cada cosa tiene su propio vacío, su propia ausencia de existencia inherente. La taza es una cosa; el platillo es otra cosa. El vacío de la taza es una cosa; el vacío del platillo es otra cosa.

Tiempo
En las enseñanzas de la conciencia, la conciencia es/está totalmente más allá del tiempo. Nunca se crea y nunca se destruye.

En las enseñanzas del vacío, el vacío de cada cosa dura sólo lo que dura la cosa misma. Así que el vacío de la taza va y viene con la taza.

No-dualidad
En las enseñanzas de la conciencia, la no-dualidad se relaciona con la percepción que se experimenta a sí misma, el yo y el mundo no son esencialmente nada más que la conciencia, y no hay dos o más conciencias. La no-dualidad aquí tiene mucho que ver con la singularidad.

En las enseñanzas del vacío, la no-dualidad no se refiere a la singularidad, sino a la falta de extremos dualistas. El vacío evita los dos extremos: el esencialismo (la afirmación de que las cosas existen por sí mismas) y el nihilismo (la afirmación de que las cosas son totalmente vacías y sin ningún tipo de existencia). Mientras que las enseñanzas de la conciencia dicen, "Uno" o "No dos", las enseñanzas del vacío dicen: "Ni siquiera uno" o "Ni uno ni otro".

Realización
En las enseñanzas de la conciencia, la realización de la naturaleza del Ser es algo que ocurre una vez de por vida. Según la enseñanza, puede haber varias etapas diferentes de esta realización, pero sin tener en cuenta el proceso, no es algo que se pueda repetir (o sea necesario). En realidad, a menudo se dice que desde el punto de vista de "después" de la realización (observe las comillas), nada ha ocurrido. ¿A quién le podría haber ocurrido? A menudo, dependiendo de la enseñanza de la conciencia particular, no hay mucho que decir sobre el proceso o la persona que pasa por el proceso.

En las enseñanzas del vacío hay mucho que decir. Ya sea antes o después de la realización, no se considera injustificado hablar de la persona existente convencionalmente. La persona existente convencionalmente es una designación informal basada en el ensamblado fluctuante de partes psicofísicas no esenciales. En el espíritu de esta designación informal, la persona existe (convencionalmente). Esta persona es la que sufre, medita en el vacío y hace otras prácticas, y que realiza el vacío del yo. Todo es convencional, incluyendo las propias enseñanzas budistas.

Otra diferencia es que la realización de la vacuidad o del vacío puede suceder muchas veces. Cada realización, incluso una pequeña, proporciona ligereza, dinamismo y apertura del corazón. Puede haber más de una porque realizar el vacío es realizar la interdependencia de lo que se pensaba que era fijo e independiente. Puesto que hay muchas maneras de que las cosas dependan unas de otras, hay muchas maneras diferentes de poder ver y realizar estas interdependencias. Cada realización fortalece la propia comprensión.

Algunas enseñanzas budistas Mahayana distinguen entre realización inferencial de la vacuidad, que ocurre a través de la mediación de un concepto, y la realización directa de la vacuidad, que ocurre sin la mediación de conceptos. Una primera realización directa de la vacuidad, de acuerdo con estas enseñanzas, elimina una parte significativa de las emociones aflictivas de uno para siempre. Pero esta realización directa puede repetirse muchas veces (incluso en el curso de varias vidas de renacimientos de acuerdo con algunas de las enseñanzas Mahayana), por lo que aumenta la compasión y las raíces persistentes de la ignorancia pueden ser erradicadas. El asunto aquí no es tanto qué sucede exactamente de acuerdo con ciertas enseñanzas, sino que realizar la vacuidad es algo que puede ocurrir muchas veces. Incluso ocurre después de que el propio sufrimiento haya terminado. ¿Por qué continúa si el sufrimiento ha cesado? Esto se relaciona con el ideal del Bodhisattva, según el cual uno consagra sus propias energías a la erradicación del sufrimiento de los demás.

Hablando de la realización
En las enseñanzas de la conciencia, es muy común hablar de la propia realización u otros aspectos de nuestro estado espiritual. A menudo, esto es parte de las enseñanzas de un maestro. "Yo lo hice; tú también puedes".

En las enseñanzas del vacío, esto rara vez se oye, o nunca. Los maestros budistas pueden hablar acerca de la realización de alguien del pasado, y es posible escuchar lo difícil y trascendental que es esta realización. Pero la gente no tiende a hablar de su propio caso. Por lo menos yo nunca lo he escuchado. En más de 15 años de estudio de estas enseñanzas, en colaboración con maestros, visitando templos y monasterios, y la lectura de miles de páginas de las enseñanzas del vacío, no puedo recordar ni una sola vez que alguien haya dicho: "Cuando yo realicé directamente el vacío ...".