Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > ¿Qué es el 'ego' realmente?

Artículos Advaita - Bentinho Massaro

¿Qué es el "ego" realmente? ― Libérate del intérprete

por Bentinho Massaro, extraído de: Insights Into Awareness (Cap. 10)

¿Qué es el ego?

Bentinho Massaro

¿Qué es el ego? ― es a menudo una de las preguntas-clave en torno a la cual giran los senderos y las prácticas espirituales. En mi opinión, ha habido muchas enseñanzas engañosas sobre el ego. Aunque la mayoría de ellas son bienintencionadas, crean dificultades innecesarias para aquellos que están escuchando con diligencia y dedicación lo que tal enseñanza tiene que decir.

Incluso muchos de los maestros que podrían considerarse verdaderamente libres en su reconocimiento de la conciencia, han expresado el ego en términos que hacen que el oyente se pierda algo obvio. Al hacer esto, ellos (¿sin saberlo?) niegan al practicante un ambiente mucho más abierto, amoroso y libre con el que empezar a "practicar".

El ego es a menudo descrito como una sub-entidad dentro de uno mismo que es la raíz de toda miseria. Aunque estoy de acuerdo con el hecho de que a lo que se refieren con "ego" es la fuente de toda miseria, debo decir que no estoy muy de acuerdo con la parte que afirma que el ego es una entidad, o incluso una sub-entidad dentro de uno mismo.

Para mí, el ego no es tal cosa. De hecho, el ego ―como una cosa, sustancia o entidad― simplemente no existe. Porque ¿qué implicaría si el ego fuera una entidad, sustancia, o cosa? Implicaría varias cosas:

  1. Que está siempre ahí como algo sólido.
  2. Que está ahí, incluso cuando no está activo y cuando la consciencia no es consciente de él.
  3. Que existe realmente como algo que tiene características y cualidades propias.
  4. Que existe como que tiene una naturaleza o sustancia independiente.

Deje que lo que sigue a continuación le lleve a un descubrimiento contemplativo que le permita ver directamente por sí mismo aquí y ahora ―a través de y con claridad― "qué es el ego realmente". Y quede libre de ideas mal concebidas.

El ego es simplemente una posición ― La posición de interpretar

El ego, en mi experiencia, no es una cosa o entidad real que tenemos que expulsar o conquistar, sino más bien es como una posición que podemos asumir (y dejar de nuevo) desde la que percibimos erróneamente las cosas.

Imagínese el espacio puro sin fin. Dentro de ese espacio puro, hay muchos lugares que uno puede elegir para mirar desde ahí. Desde cada ángulo las cosas se ven diferentes. Una vez que asumimos tal posición por creer en una idea, pensamiento, sentimiento o emoción, etc., experimentamos la vida desde la posición de ser un intérprete de la Vida.

Literalmente interpretamos ―explicamos, traducimos, describimos, etiquetamos, definimos, separamos, diferenciamos― lo que percibimos, en casi todos los momentos de nuestra vida. Cada momento, que es por naturaleza naturalmente libre y abierto, se percibe a través de una realidad-túnel particular. Esta, es una percepción errónea, y la raíz de todo sufrimiento.

Sin embargo, en ninguna parte de este proceso hay una entidad individual separada real o poder funcionando. Es simplemente una cuestión ya sea para asumir una posición desde la cual ver y juzgar, o para no hacerlo.

Es como separarnos con un sentido del yo, de la unidad de la vida, y convertir ese yo en un estrado para ver la vida misma desde arriba, como un observador o juez permanente de lo que se percibe: el intérprete.

Basta con echar un vistazo a su propia vida mientras utilizo algunos ejemplos para inducir la realización directa de lo que estoy hablando...

Tomemos un ejemplo que la mayoría de nosotros conoce, en el que somos más conscientes de nosotros interpretando y describiendo lo que percibimos: ¡Las vacaciones!

Cada vez que vamos de vacaciones, o a alguna zona que nunca hemos estado antes ―especialmente cuando la zona se considera impresionante o bella― describimos todo lo que vemos: "¡Guau, mira estas montañas, son enormes!" y "Oh, qué hermosa es esa cascada, mira eso!"

Lo que sucede en estos casos, es que la vida tal como la percibimos, no se deja como está; no tomamos la vida como es, sino que interpretamos las percepciones que tenemos traduciéndolas, describiéndolas, mediante el uso de ideas para definir la percepción. Nosotros no entendemos la montaña como la percepción natural que es, sino que sólo vemos nuestra interpretación de ella.

¿Podría ser que esto es lo que hacemos todo el tiempo? ¿Podría ser que vivir la vida a través del intérprete es todo lo que hemos aprendido a hacer?

En una situación más difícil, digamos emocional, hacemos exactamente lo mismo: Cuando nos sentimos tristes por ejemplo, no somos una unidad con esa experiencia, no somos la percepción, no nos relajamos, no somos inocentes y sin juicio, por el contrario inducimos una sutil sensación de separación entre la emoción y el juez de esa emoción.

Al asumir ese papel de ser el intérprete que está mirando nuestra vida desde la distancia, o desde un cierto punto de vista, hay sufrimiento. Si mira más de cerca su vida, puede sentir que siempre ha habido esta separación entre el observador y los objetos de la vida que se observan.

Incluso mientras estamos hablando en este momento, puede ser consciente del hecho de que es consciente de la situación como si hubiera una separación entre usted como testigo, y la vida como el fenómeno atestiguado. Es como si siempre hubiera dos cosas que conforman su experiencia:

  1. Usted (el observador)
  2. La vida (lo observado)

Es mi experiencia, que la aparente separación que sentimos entre estos dos, puede disolverse de inmediato, al menos por un momento al principio, en el sentido sin objeto del Ser unificado.

He aquí cómo:

Sea Inocente, sea con la situación tal como es, despréndase de la posición del intérprete. No es más que un papel que puede asumir. Por lo tanto, puede decidir no meterse en esa chaqueta de la interpretación con la misma facilidad.

Simplemente deje de objetivar su experiencia describiendo lo que percibe. No explique nada durante unos 5 segundos, a partir de este momento!!!

¡Despréndase de TODAS las explicaciones sólo 5 segundos y verá lo que realmente es la libertad! No se alcanza a través de definir y objetivar experiencias, porque eso sólo perpetúa el sentido ilusorio de separación.

La libertad se alcanza ahora aplicando su mejor conocimiento para cada percepción. No. La iluminación significa ser completamente tonto, en paz con el momento, sin elegir ni razonar. Al estar simplemente sin opinar la vida surge espontáneamente. Entonces, si usted desarrolla un sabor de este estado de ser libre, puede comenzar a ver cómo incluso cuando las opiniones y juicios surgen, la libertad sigue estando igualmente presente, e impregna el juego de la interpretación.

Un recién nacido o un niño muy pequeño, no es todavía un juez de su propia experiencia. Él todavía no asume la posición de interpretar lo que ve. Él es tonto podríamos decir. "¡Ellos todavía tienen mucho que aprender!" ―pensamos. ¡Ja! Si sólo supiéramos...

Los bebés y los niños muy pequeños, simplemente son lo que experimentan. Ellos no sienten separación, ni intervención, ni interpretación, ni marco temporal, ni intercepción de la Vida y de sí mismos como el observador. Ellos simplemente son inmediata y espontáneamente libres mientras la Vida toma forma en ese mismo momento.

Ellos no se posicionan en ningún lugar fuera de la experiencia. No tratan tampoco de mantener una percepción de testigo. Sin embargo podrían sentir, eso es lo que es sin pensar más en ello. No hay análisis, ni juicio de si es correcto o incorrecto sentir lo que sienten, es simplemente así, sin conocimiento. Todavía no han comido la manzana del árbol del conocimiento.

Sea inocente como los niños y los tontos. Inocencia simplemente significa que no tienes exigencias; no tienes ninguna opinión sobre cualquier cosa que surja en tu momento presente; no tienes una opinión sobre lo que debes ser o cómo debes aparecer o cómo la vida debe tratarte o cómo lograr el despertar espiritual, o...

¡No hay exigencias ni opiniones en absoluto! Sino conciencia pura auto-contenida con cualquier cosa que aparece como "tu" experiencia.

Sea más como un bebé: Entonces no hay inseguridad en la vida, simplemente una valiente necedad para vivir en unidad con la vida sea cual sea la forma que adopte. Usted es tonto, ignorante, sin aferrarse a su conocimiento para describir o categorizar y objetivar (separar) su experiencia/percepciones.

¡La unidad ya es! Es sólo a través de los ojos de la interpretación que se experimenta la dualidad/separación, ¡porque el acto mismo de pensar en algo, el acto mismo de juzgar algo y buscar algo mejor, o más iluminado, está en sí mismo creando y perpetuando la creencia en el sentido de separación!

Sólo hay una expresión y es Ahora. Sea esa expresión con una tolerancia que incluya todo, sin ninguna intervención de tiempo/pensamiento/explicación/juicio. Sea testigo del intérprete mientras interpreta su vida y sea uno con eso también. Abrácelo, caiga con él, deje de dividirlo pensando en términos de tiempo y espacio.

A través de ser su experiencia, hay la resolución inmediata de toda experiencia en el no-conocimiento, sin embargo hay una inocencia clara y sabia.

Despréndase de este fingimiento de tener que averiguar quien es y tratar incluso de practicar la conciencia. Olvídese de todas las técnicas de meditación y simplemente despréndase del intérprete y de su inseguridad a través de la cual usted creía que hay que analizar todo lo que percibe con el fin de juzgar si las cosas están bien o mal. ¡Sea un completo tonto y se desprenderá del intérprete de forma natural! Esto es sabiduría-tonta y es una forma muy directa de llegar a una idea completa de la vida tal como es.

El sufrimiento es la creencia en la intervención del conocimiento en un momento dado. La liberación es ser espontáneamente libre mientras está en paz con la vida sin discriminación alguna. La visión clara seguirá discriminando de manera sabia y precisa, con el fin de beneficiar; pero para obtener una sencilla idea de la conciencia de ser, simplemente despréndase de todo intento de discriminar y organizar. El ego, en mi visión, es un mito. Simplemente no existe. Se trata simplemente de una posición que parece que asumimos, pero la propia posición no es más que la libertad abierta también.

Incluso cuando está interpretando y explicando su realidad a través de la intervención del conocimiento, eso también sucede como una expresión completamente hueca, vacía, abierta de nada más que puro Ser/Conciencia.

Sea simple, tonto, puro e inocente como usted es sin exigencias y opiniones sobre su percepción/experiencia presente.

Conclusión

El ego es descrito por muchos como algo sólido, algo que existe realmente en y por sí mismo como una entidad independiente que tiene voluntad propia. La connotación que viene con tal explicación del término Ego, puede ser muy engañosa y hacer que alguien crea que tiene esta "cosa" sólida dentro de sí misma y que necesita ser desterrada o conquistada de alguna manera, y que la verdadera libertad está en función de este acto de exorcizar el ego.

La creencia general es que mientras tengamos un ego, no somos libres, y que sólo una vez que el ego está completamente destruido, uno alcanza la liberación como una especie de logro; el resultado de sus esfuerzos como ego-exorcista.

Pero la mayor broma de la historia espiritual, es también el secreto más grande y más potente de la historia espiritual: Al tratar de alcanzar la iluminación espiritual y tratar de analizar y resolver el ego, seguimos llevando puesta la chaqueta de la interpretación; seguimos creyendo en las experiencias desde una cierta perspectiva, en lugar de dejar que la vida sea la expresión que es.

Al creer en la existencia de un ego, nosotros ―como el creyente de esta idea― asumimos el papel del ego.

¿Cómo puede esto conducir jamás a la resolución completa de la experiencia momento a momento en la Unidad/Ser/Conciencia? El acto mismo de creer en los conceptos que piensas, es una perpetuación de la interpretación de tu realidad, en lugar de permitir que la experiencia sea como es.

El ego sólo existe en tu pensar acerca de un ego. Fuera de las proyecciones de nuestros pensamientos, no hay nada más que pura perfección natural, momento a momento, sin esfuerzo. Si intentas analizar, explicar y comprender tu experiencia, entonces hay un "tú" que interviene con la Vida, creando así una sensación ilusoria de separación entre la conciencia y sus aparentes contenidos.

Sea el mundo, abandone la búsqueda, abandone todo conocimiento y no explique su momento presente ahora mismo ... ¿qué queda? Cognición ... presencia natural alerta ...

La iluminación no es algo que podamos comprender o pensar, así que abandona la idea de que tienes que llegar a entender algo y sé simple, como eres, sin buscar más. Relaja la tendencia a entender, y reconoce de forma natural lo que se está viendo ... ya ... siempre ...

La luz brilla a través de mi ventana sobre mis manos escribiendo, ahora mismo, sin ningún esfuerzo ni exigencias en absoluto, es absolutamente simple. Pero para ser libre y hermoso como es, yo no tengo que explicar que es hermoso. Ya se sabe que es absolutamente hermoso sin ninguna intervención o necesidad de conceptos. No necesita nada para brillar. Ya brilla. ¡Tú ya brillas también! Por el mismo hecho de que existes, eres perfecta libertad. Esta es la única condición del universo.

Despréndete de ser el intérprete de tu experiencia, sin exigencias, en paz con la experiencia tal como es y siente, sin explicar los sentimientos, pensamientos y situaciones ... esto te dará una idea de la sencillez natural. Que luego se descubrirá que aún está presente cuando todo el condicionamiento venga de nuevo. Porque eso que ve la inocencia, también ve la perturbación como una expresión y percepción natural dentro de esa misma visión.

Amparándose en este simple ser, sin exigencias, surge espontáneamente la sabiduría-tonta. No hay límites ahora de cómo puedes responder, pero descubrirás que a medida que respondes a las situaciones desde la sabiduría-tonta, desde la no creencia en la interpretación que pudiera aparecer como tu mente, siempre tienes las mejores respuestas disponibles sin que el miedo o el estrés dirijan tu experiencia.

Incluso cuando el miedo te controla y tu cuerpo está temblando de inseguridad ... Incluso entonces, se permite que esto se despliegue en el espacio ilimitado de tu visión pacíficamente presente; que es igual al Amor y la Compasión.

Simplemente Ser. Es la puerta de entrada directa a la libertad y es tu elección hacerlo en este momento. Una vez hecha la elección, olvídate también de tener que elegir, simplemente sé lo que experimentas sin exigir la iluminación o la libertad y ve lo que ES, por sí mismo.