Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El Advaita ayer y hoy

Artículos Advaita - Andrew Cohen

El Advaita ayer y hoy

por Andrew Cohen, Editor de EnlightenNext Magazine
Andrew Cohen

La Filosofía Advaita o No-dualismo Vedántico se ha convertido, junto con el budismo, en uno de los caminos espirituales más populares buscado por los interesados actualmente en la iluminación. Durante las últimas tres décadas, el Advaita ha sido más ampliamente reconocido en Occidente a través de la creciente popularidad de Ramana Maharshi, considerado por muchos el mayor gigante espiritual de la India moderna.

Nosotros, al igual que muchos practicantes espirituales occidentales, también entramos por primera vez en contacto con la filosofía Advaita, la filosofía hindú de la no-dualidad (unicidad, o mejor dicho no-dos-idad), a través de las enseñanzas del gran Ramana Maharshi. Esforzándonos en adquirir una comprensión más profunda de los antecedentes y del contexto filosófico de esta profunda y cada vez más influyente enseñanza, volveremos la mirada atrás hacia su fuente, hacia el hombre que es ampliamente reconocido como su fundador, el filósofo religioso del siglo octavo y maestro de maestros, Shankara.

El Advaita Vedanta es considerado la joya de la corona de la filosofía hindú, y la poderosa influencia de Shankara se puede sentir en la mayoría de las modernas escuelas de pensamiento de la India. Originalmente habíamos creído que él era esa figura legendaria que se describe a menudo en la literatura tradicional: el inconformista genio iluminado que no sólo derrotó la dominación de la filosofía budista y todas las otras concepciones religiosas opuestas de la India medieval, sino que también restableció sin ayuda la gloria y el reinado de la doctrina Vedanta tradicional.

Sankara
Shankara

Pero cuando exploramos por debajo de la interpretación popular de la vida de Shankara, encontramos que mucho de lo que ha sido proclamado sobre él son cosas que alimentan los mitos y, de hecho, el conocimiento de las circunstancias reales de su vida es en el mejor de los casos incompleto, hasta el punto de que incluso su anunciada fecha de nacimiento varía en un centenar de años. Lo que sí sabemos es que Shankara fue un maestro filósofo-sabio que puso gran énfasis en una interpretación rigurosa de las escrituras Vedanta estrictamente de acuerdo con la doctrina advaita o no-dualidad. En la filosofía del Advaita tradicional (que puede definirse simplemente en la declaración de los Upanishads, ¡Tú eres el Ser Absoluto Inmortal!), el conocimiento espiritual fue buscado no tanto a través de la experiencia del yoga como lo fue a través de la práctica sistemática de discriminar lo Real de lo irreal, con el apoyo del estudio de las escrituras.

El conocido erudito Georg Feuerstein resume la realización advaita de la siguiente manera: "El universo múltiple es, en verdad, una Única Realidad. Sólo hay un único Gran Ser, que los sabios llaman Brahman, en el cual residen todas las incontables formas de existencia. Ese Gran Ser es Consciencia absoluta, y es la mismísima Esencia o Ser (Atman) de todos los seres". La gloria especial y el poder liberador de estas extraordinarias enseñanzas de la no-dualidad (conocidas por ser la vía más directa hacia la iluminación) no es sólo su potencial para iluminar al buscador en la vida presente, sino aún más, su potencial para liberar instantáneamente al individuo maduro de la esclavitud de la existencia condicionada. Han habido impresionantes manifestaciones vivientes de este profundo logro en los últimos tiempos, en ejemplos como el santo y sabio Ramana Maharshi; el notable jñani [individuo auto-realizado] fumador de cigarrillos de Bombay, Nisargadatta Maharaj; el recientemente fallecido maestro renegado y "león de Lucknow ", H.W.L. Poonja; y el modesto Ajja, que reside sin esfuerzo en una intensa dicha de conciencia ininterrumpida del Ser, presentado al mundo occidental por primera vez en esta edición de What Is Enlightenment?

[Yo soy] la naturaleza de la Pura Consciencia. Yo soy siempre el mismo en todos los seres, uno solo; [yo soy] el más alto Brahman, que, como el cielo, es omnipresente, imperecedero, auspicioso, ininterrumpido, indivisible y carente de acción. Yo no pertenezco a nada ya que estoy libre de apego. [Yo soy] el más alto Brahman. . . siempre radiante, innacido, único, imperecedero, inmaculado, omnipresente, y no-dual — Eso soy Yo, y Yo soy por siempre liberado.

—Shankara, El Upadesasahasri

Aunque la inspiración profunda y el poder liberador del Advaita es innegable, su visión del mundo no ha estado exenta de críticas. A pesar de que el "moderno" Advaita parece enfatizar la indivisible naturaleza del mundo y de Brahman, o el Ser Absoluto, la filosofía Advaita ha expresado tradicionalmente, como el célebre erudito religioso Lanza Nelson señala, un "profundo prejuicio metafísico contra el mundo .... Al final, la tradición Advaita no presenta un verdadero no-dualismo del mundo y el Absoluto .... Es más bien un monismo acósmico. Logra su no-dualidad no inclusivamente, sino exclusivamente. La realidad empírica es admitida de manera provisional, pero al final, es expulsada del Absoluto, de la existencia. Desde la más alta perspectiva, el mundo simplemente no está ahí [el énfasis es nuestro]."

Una vez más, a pesar de que los defensores modernos del Advaita no parecen excluir al mundo en su visión de la no-dualidad, en la visión clásica, el mundo es claramente reconocido como irreal completamente, o sólo parcialmente verdadero. Y esto es por lo que el Advaita ha sido históricamente criticado. Precisamente debido a su énfasis en la realidad suprema y la naturaleza ilusoria del mundo y la existencia encarnada, cualquier enseñanza de cómo vivir en el mundo está totalmente ausente. Más específicamente, la enseñanza no-dual no se ocupa en modo alguno de la dimensión ética o moral de la vida humana. Y aunque el Advaita moderno no parece excluir al mundo en su visión no-dual, todavía carece de la enseñanza que responda a las realidades de la vida humana.

Curiosamente, parece que históricamente el Advaita no se ocupaba de cuestiones éticas o morales, ya que, de acuerdo con Nelson, las más altas enseñanzas no-duales "nunca tuvieron la intención de ser una filosofía para el público en general". De hecho, afirma que "fueron formuladas por y para una reducida élite espiritual de hombres brahmanes [miembros de la más alta clase sacerdotal], principalmente sannyasins [renunciantes], que se creía que sólo ellos estaban capacitados para apropiarse plenamente de su significado". Esto prácticamente habría significado que la persona a la que se le revelaban las enseñanzas absolutas ya habría cumplido con los exigentes requisitos morales y éticos para el discipulado. Y aun más que eso, el mismo Shankara afirma que los requisitos para el discipulado también exigían un extraordinario grado de desapego y de trascendencia de los deseos mundanos:

El alumno debe estar desapegado de todas las cosas no eternas... [Habiendo] abandonado el deseo de los hijos, la riqueza y el mundo, dotado de auto-control [y] compasión, él es un brahmán que es interna y externamente puro, cuyo pensamiento está en calma, que ha alcanzado la tranquilidad... [Por lo tanto] deja que vaya a un maestro espiritual que haya aprendido en las Escrituras y esté establecido en Brahman.

El Upadesasahasri

El fenómeno inusual que está ocurriendo en el mercado espiritual posmoderno es que ahora, como nunca antes en la historia, lo que alguna vez fueron consideradas las más altas enseñanzas esotéricas, reveladas sólo a aquellos que estaban preparados y habían demostrado ser dignos de su inimaginable profundidad y sutileza, están disponibles para todo aquel que se adentra en una librería espiritual. Una cuestión importante parece ser que: ¿Están la mayoría de los buscadores realmente preparados para la conmoción psicológica y el estremecedor cambio de percepción del mundo que la penetración en el Absoluto desencadena? El énfasis del Advaita sobre la naturaleza ilusoria de la existencia corporal tiene el potencial de dar licencia a la debilidad humana y a la auto-indulgencia si el individuo no está firmemente afianzado en una relación fundamentalmente sana hacia la vida. Las tendencias malsanas caracterizadas por convicciones narcisistas, neuróticas y profundamente cínicas tan comunes hoy en día crean una base peligrosamente débil para una perspectiva no-dual que trascienda todos los pares de opuestos, incluidos el bien y el mal.

Mientras que la gran fuerza del Advaita es su singular y firme énfasis en la dimensión Absoluta de la existencia, su debilidad se manifiesta en el limitado alcance de su singularidad. Y mientras que cualquier punto de vista verdaderamente absoluto debe, por definición, trascender todas las distinciones, el potencial inherente del Advaita o no-dualismo para inspirar una visión del mundo que esté peligrosamente vacía de cualquier valor en absoluto es enorme. En realidad, el potencial para el escape, en lugar de la genuina trascendencia, será grande en tal enseñanza absoluta. Porque ser abrazado, absorbido y totalmente consumido por el Absoluto es una cosa — pero escaparse de la complejidad inherente de la vida, a fin de evitar la abrumadora demanda que la verdadera rendición requiere es otra cosa totalmente distinta.